Yogur, que no falte en la dieta

El yogur es un alimento que por lo general gusta mucho a los niños. Existen muchas variedades en el mercado: natural, de sabores, desnatado, entero, con frutas, etc., por lo que resulta más fácil conseguir que nuestros hijos lo tomen
y se beneficien de sus propiedades.

  • Es rico en calcio, fósforo, magnesio, vitamina B12 y proteínas. Además constituye una fuente excelente de riboflavina.
  • Transforma la lactosa –el azúcar de la leche- en ácido láctico, más fácil de digerir.
  • Ayuda a regenerar la flora intestinal, por eso su consumo está especialmente indicado después de un tratamiento con antibióticos.
  • Sus microorganismos pueden reducir el riesgo de cáncer de colon.
  • Favorece el tránsito intestinal y combate tanto la diarrea como el estreñimiento.
  • Es el mejor aliado del aparato digestivo porque protege contra la acidez natural del estómago, de manera que previne y controla infecciones.
  • Favorece la absorción de la grasas, disminuye el colesterol y facilita la asimilación de los nutrientes indispensables en nuestra dieta.