Desde que nace, nuestro bebé va experimentando cambios, en sus gestos, en su comunicación, en su motricidad… Hacia los 9 meses nuestro hijo empieza a querer ponerse en pie