Establecer normas con los niños

Hay familias que no tienen normas específicas que para la convivencia en el hogar. Y las cosas se van haciendo y solucionando sobre la marcha, y por tanto según el estado de ánimo y la situación de los padres en el momento enel que se produce algún incidente con los hijos.

En esos casos, los niños se sienten confusos y desorientados, y no entienden porque a veces pueden hacer unas cosas y otras veces no, o porqué se les riñe por algo que han hecho más veces. Es ahí cuando los hijos, ante ese desconcierto, se revelan a las peticiones de los padres, no hacen lo que se les pide, y sienten que se les trata injustamente.

Los hijos se sienten mejor cuando hay unos limites claros y establecidos previamente, ya que los niños tienen la necesidad natural de seguir un orden . Todos necesitamos saber dónde vamos y por dónde va el camino, es decir, qué toca hacer y como lo tengo que hacer. Las normas dan seguridad porque se pueden predecir, y los niños saben qué es correcto y qué no lo es.

Las normas son mucho más efectivas cuando se convierten en un acto rutinario, es decir, en el momento que una actitud o un hecho forma parte de la rutina o del día a día, acostumbra a crear menos problemas, y son mejor aceptadas.