Disfrutar de la naturaleza en familia

Todas las estaciones del año tienen su magia. En invierno, el frío invita a ir a zonas de montaña con nieve, en verano el sol y la playa es lo más buscado, y en primavera y otoño, las posibilidades de disfrutar de la naturaleza se multiplican gracias al buen tiempo.

Cualquier excusa es buena para escaparse al campo, a la playa o a la montaña. Pasar unos días fuera de casa, rodeados de naturaleza, resulta muy beneficioso tanto para los niños como para los padres.

Desconectar unos días de la rutina y de las obligaciones diarias es vital. En la actualidad se vive a un ritmo agitado, no solo los adultos, si no también los niños, con tantas obligaciones escolares, estudios, exámenes, extraescolares… Apenas queda tiempo para disfrutar, ni para lo más importante, para pasar tiempo todos juntos en familia compartiendo tiempo de calidad.

Una escapada a la naturaleza invita a realizar muchas actividades en las que se combinan el ocio, el relax y la diversión, tanto para que disfruten los pequeños de las casa, como los hijos más mayores y también los padres. Pero para que la experiencia sea todo un éxito, la clave está en programar cosas que interesen a todos los miembros de la familia.

Tener a mano una lista de actividades te resultará muy útil para disfrutar de la escapada, por eso te ofrecemos algunas ideas:

Para los bebés y los niños más pequeños:

No será necesario abarrotar la agenda, ya que un exceso de actividades pueden tener un efecto contrario y llegar a cansar y alterar a los niños de corta edad. Hay que ir alternando periodos de juego con los de descanso siguiendo el ritmo habitual de sus horarios.

Alojarse en una casa rural es una opción idónea para vivir en medio de la naturaleza durante unos días. Las casas rurales que están pensadas para ir con toda la familia son idóneas. Tener el contacto con la tierra, las plantas, las piedras, el agua de los riachuelos, jugar con animales de compañía… Incluso existen alojamientos rurales que cuentan con animales de granja permitiendo a los niños participar en sus cuidados.

Aprovecha el entorno para explicar todo lo que pueden ver, oír, oler, tocar, saborear, pues la naturaleza ofrece una gran oportunidad para activar los sentidos. Aprender sobre la vida de los insectos, aves, nidos, animales, los árboles, huertos, rocas, piedras, fósiles… Mira información sobre la zona, su historia, la forma de construir las casas y demás edificios. A los niños pequeños les encanta aprender.

Recuerda que los juegos al aire libre estimulan la creatividad y la iniciativa del niño y le permiten tener una mayor autonomía. Es una ocasión idónea para educarlos en el respeto y el cuidado por la naturaleza y el medio ambiente.

Para los hijos más mayores:

Cuando los niños son mayores o adolescentes necesitan actividades más completas, que les atraiga, les divierta y les motive, para que sientan que también son tenidos en cuenta sus gustos a la hora de planificar la escapada, y evitar así que se tuerza el viaje. La idea es que disfrute toda la familia unida.

Antes de salir, busca, localiza y reserva actividades para su edad y que puedan ser de su agrado: una excursión a caballo, un paseo en bicicleta de montaña, rafting, kayak, ir de pesca, montar en quad, tiro con arco, fotografiar la naturaleza… Actualmente existe una oferta muy amplia de actividades guiadas para hacer al aire libre.

Para los padres:

Los padres solemos ser los menos exigentes. Nos conformamos con ver a toda la familia feliz y disfrutando. Nos toca amoldarnos a la edad de los hijos, así que si son pequeños, jugar y disfrutar con ellos. En los momentos de sus siestas, aprovecharemos para gozar de la tranquilidad y la calma, que seguro que será bien recibida.

Cuando los hijos son más mayores, se pueden compartir todas las actividades. Seguro resultarán tan apetecibles y lúdicas a los hijos como a los padres. Además esos son momentos idóneos para aunar lazos y fijar las bases de una buena relación.

No hay que olvidar a la pareja. El trabajo debe ser compartido y el descanso también. Los niños son encantadores pero también agotadores. Dependiendo de la edad de éstos, y de si el alojamiento cuenta con actividades para niños con monitores, los padres podrán programar un tiempo exclusivo para ellos.

Planificación

Para que la experiencia sea todo un éxito es fundamental llevarlo todo preparado y organizado previamente. Realiza una lista unos días antes con todo lo que necesitas llevar para no dejarte nada indispensable. Reserva con tiempo el alojamiento, busca uno que se adapte a vuestras necesidades. Programa las actividades a realizar, en muchas se necesita hacer una reserva previa de la plaza. Evita dejarlo todo para última hora y no improvises sobre la marcha.