Limpieza de biberones, chupetes y mordedores
Limpieza de biberones, chupetes y mordedores
ene292018

Limpieza de biberones, chupetes y mordedores

La limpieza de las cosas que usa el bebé (biberones, tetinas, tapas, chupetes mordedores…), sobretodo si están en contacto con su boca, es de gran importancia y debe ser correcta si queremos evitar que se contagie de gérmenes y contraiga infecciones. 

Lo primero que hay que tener claro es que hay que desechar el resto de leche si el bebé no se ha tomado todo el biberón, no es conveniente reservarla ni guardar para otra toma.

Lavado imprescindible

- Una vez desechado los restos de leche o papilla, hay que desmontar todas las partes del biberón (tetina, rosca, los discos selladores, tapa..)

- Como la limpieza de cualquier utensilio de comer, ésta debe realizarse con un jabón adecuado (los típicos geles de lavavajillas son apropiados) y agua, que con ayuda de un estropajo o esponja. Las escobillas especiales son muy prácticas ya que tienen la forma y longitud adecuada para llegar a todos rincones del biberón.

- Antes de proceder a la manipulación de los utensilios del bebé debemos asegurarnos de tener las manos bien limpias.

- El lavado debe ser a consciencia asegurándose de no dejar ningún rincón sin frotar.

- Se puede realizar a mano o bien utilizar el lavavajillas para los bidones del biberón, en este último caso asegurarse de que durante el lavado se mantiene de la misma posición y no se queda con restos de agua acumulada pues en ese caso tendrás que volverlo a lavar. 

- Las tetinas y chupetes es recomendable lavarlos a mano para que la alta temperatura y la presión del lavavajillas no los estropee.

- Tras un lavado manual el aclarado con agua del grifo debe ser abundante para asegurarse de no dejar ningún resto de jabón.

- Lo más importante es no acumular o dejar los biberones usados sin lavar ya que los restos leche es uno de los alimentos que enseguida genera microorganismos.

- Para el secado, se pueden dejar escurrir al aire y boca abajo, sobre una superficie limpia y absorbente, para que vaya escurriendo el resto de agua de tal forma que la base no quede humedecida. Los escurridores de biberones resultan muy prácticos y es un forma de que estén todos juntos recogidos y limpios en la cocina.

La esterilización

De toda la vida se han esterilizado los biberones, sobretodo en los primeros meses de vida del recién nacido. Antaño se hacía hirviendo unos segundos biberones, tetinas, chupetes… pero actualmente hay método más rápidos, prácticos y efectivos.

Existen diversas opiniones enfrentadas sobre si es correcto realizar la esterilización. Hay especialistas que lo desaconsejan porque consideran que con un buen lavado de agua y jabón es suficiente, para que el bebé vaya creando sus defensas. Y otros, por el contrario mantienen que la esterilización los primeros meses es beneficioso para reforzar su débil sistema inmunológico. Y los hay que solo abogan por una única esterilización antes de su primer uso. Ante la duda siempre puedes optar por la esterilización, y también puedes consultar a tu pediatra que es quien conoce el estado y la salud de tu bebé.

Esterilización casera: es el utilizado antaño, antes de que surgieran nuevos métodos. Tiene la ventaja de que es el más económico, pues es suficiente con hervir agua en un cazo, sumergir por completo los biberones y dejar hervir unos cinco minutos. Pasado el tiempo se sacan con ayuda de unas pinzas y se dejan secar.
 
Esterilización en caliente: se debe comprar un esterilizador especialmente diseñado para su uso. Están los que se meten en el microondas y los eléctricos (que se enchufan a la corriente). En ambos el sistema es el mismo. Contienen un recipiente al que se le añade un poco de agua que al calentarse pasa el vapor a través de una base con orificios, y es ese vapor el que esteriliza los biberones, chupetes, mordedores, y todo lo que se le ponga. La ventaja de estos esterilizadores es que necesitan poco tiempo. Eso sí hay que vigilar que los biberones sean aptos para ese tipo de esterilización.
 
Esterilización en frío: Se lleva a cabo mediante un recipiente lleno de agua del grifo al que se le añade sustancias químicas, en forma de pastilla o líquidos, para que se diluyan. Es importante que los biberones, chupetes y mordedores estén cubiertos totalmente para que la esterilización sea completa. Una vez trascurrido el tipo de esterilización que marca el fabricante se deben aclarar los biberones con agua hervida.

Recuerda que no hay montar ni cerrar los biberones, ni los chupetes con su tapa hasta que no estén completamente secos, ya que la retención de humedad en su interior generará la proliferación de bacterias y gérmenes

Es recomendable tener varios biberones para poder tener siempre uno limpio para la toma.

Esponjas, humificadores, juguetes…

Recuerda que hay otros productos que utiliza el bebé y que deben ser lavados de forma periódica ya que son campos de cultivo de microorganismos, como pueden ser, las esponjas (que hay que cambiarla con regularidad) y los juguetes de baño. Los humificadores, suele ser el gran olvidado, y sin embargo uno de los focos de infección (acumula fácilmente bacterias y hongos en el filtro y en la recipiente de agua) por lo que hay que limpiarlo a menudo y a conciencia.

Tags: higiene comida

Dejar un comentario

Carro 0 Carro de la compra

No hay productos

¡Envío gratis! Envío
0,00 € Total

Comprar

Follow us on Facebook