Celebrando el Baby Shower
Celebrando el Baby Shower
ene292018

Celebrando el Baby Shower

La llegada de un bebé es todo un acontecimiento para celebrar con la familia, los amigos y las personas más allegadas. Hacer un fiesta en honor del recién llegado cubriéndole o bañándolo de regalos, en sentido metafórico y de ahí el anglicismo Baby Shower, era típico durante la celebración del bautismo (aunque llevan connotaciones menos materialistas) o justo en el nacimiento.

Aunque se crea que es una moda importada exclusivamente de Norte América, debido al Baby Boom de muchas famosas, en realidad es que una celebración llevada a cabo en muchos países como China, Alemania, Brasil, Irán, Costa Rica, Armenia, India, Nepal, Sudáfrica, Reino Unido, Argentina... y actualmente está en auge en España.

Antiguamente, los Baby Showers era una celebración exclusiva para las mujeres de la familia, cuyo objetivo era compartir los conocimientos y consejos con la futura madre. Es una fiesta que también se realizada con la llegada de los hijos adoptados como festejo de presentación.

Realizarlo antes del nacimiento tiene sus ventajas:

- La futura mamá se encuentra bien, ha pasado las posibles molestias iniciales, está ilusionada, más descansada, y sobretodo cuenta con ánimos para disfrutar de la fiesta.

- Los regalos que reciben les hará ahorrar mucho tiempo y dinero a los futuros padres.

- Las celebraciones con el bebé presente no suelen durar muchos y los padres del recién nacido no pueden estar plenamente por los invitados debido a las atenciones que necesita el recién llegado y por el cansancio propio sobretodo de la madre.

Lo correcto es que el Baby Shower lo organice una persona allegada de la familia (a menudo una hermana, la cuñada o la madre de la embarazada) o un amigo íntimo, ya que sería de mala educación que fuera la propia familia la que pidiera regalos, pero esto es algo que varía en función de la cultura o la religión. 

No existen un protocolo o reglas específicas a seguir para llevar a cabo una fiesta Baby Shower de forma correcta. Por lo que se puede adaptar a los gustos o necesidades de cada uno. De todas formas te proponemos algunos temas a considerar si estás pensando en organizar la llegada del bebé, porque para que sea todo un éxito es importante que esté todo bien organizado y planificado.

Consejos para organizar el Baby Shower:

Planificación: Lo primero es conocer el presupuesto con el que se va contar, teniendo en cuenta que el éxito de la fiesta no está necesariamente vinculado a la cantidad de dinero a invertir. A continuación hay que hacer un esquema o resumen con todo lo que se tiene que realizar. Programar fechas, lugar, la lista de invitados… diseñar y entregar las invitaciones con la suficiente antelación.

Cuando: Lo habitual es que se realice antes del nacimiento del bebé, cuando el embarazo ya está avanzado, sobre el tercer trimestre. Pero si la previsión es de un embarazo prematuro, o múltiple entonces lo ideal sería hacerlo antes. Si es un embarazo de riesgo, lo apropiado es celebrarlo después del nacimiento del bebé, y después de que la madre se haya recuperado del parto. En ese caso, el recién nacido también asistirá a la celebración. Los mejores momentos para celebrarlo suele ser la tarde del sábado o el domingo. 

Donde: Para elegir el lugar ideal para la celebración del Baby Shower se debe tener en cuenta el presupuesto si se quiere alquilar algún salón o centro, se puede realizar en algún restaurante especializado, en casa, o en el jardín si se dispone y el clima es apropiado.

Invitados: El número de invitados, y la lista de los posibles asistentes es algo a concretar por los anfitriones. Ya no es habitual que sea solo para mujeres sino que pueden tener cabida familiares, amigos, compañeros de trabajo…

Comida: Se ofrece comida y bebida, normalmente  algún tipo de picoteo informal, no una comida completa, que se dispone en mesas para que los invitados vayan cogiendo.  La idea es que haya interacción y movimiento, por lo que los invitados estarán de pie o repartidos en asientos pero no sentados a la mesa como si de un restaurante se tratase.  La invitación incluye decorativo y apetitoso pastel con motivos infantiles.

Actividades: Normalmente se organizan actividades de entretenimiento y diversión relacionadas con la llegada del bebé, como pueden ser, adivinar el sexo del bebé, la fecha de nacimiento o incluso el nombre, degustar alimentos de bebé, el libro de los buenos deseos donde los invitados escribirán lo deseos para el bebé, etc.

Regalos: Los invitados llevan regalos de puericultura: pañales, ropa, biberones, juguetes… Lo  normal es crear un lista de regalos que los invitados se van adjudicando para evitar acabar con 50 biberones y ningún pañal. Recuerda dedicar un momento durante la celebración para la apertura de los regalos y los agradecimientos.

Decoración: Lo habitual es seguir una temática, que puede ir del clásico rosa y azul en caso de que sea niña o niño, o bien ideas más concretas relacionadas con los gustos de los futuros padres, o infantiles. Adornos, letreros, manteles, servilletas, la tarta y los recordatorios del evento, pueden seguir esa misma temática.   

Existen agencias dedicadas a la organización exclusiva de Baby Showers que te pueden facilitar el trabajo si no dispones de mucho tiempo libre para realizarlo. Muchas tiendas de puericultura ofrecen el servicio de listas de regalos realizadas por los anfitriones para que a los invitados les sea más fácil saber qué comprar.

Dejar un comentario

Carro 0 Carro de la compra

No hay productos

¡Envío gratis! Envío
0,00 € Total

Comprar

Follow us on Facebook