El yodo es un oligoelemento esencial en la alimentación de la mujer embarazada y su déficit en el organismo puede provocar desequilibrios importantes en el feto, es por ello que se recomienda su ingesta incluso antes del embarazo.