Los niños tienen la piel sensible, pero también los ojos, que sufren especialmente por la exposición al sol, por eso es recomendable su cuidado y protección con el fin de evitar futuros problemas. Los rayos ultravioleta pueden tener efectos

Es del todo conocido que ya en la barriga los bebés abren y cierran los ojos, es un movimiento que puede ser captado mediante ecografía, alrededor de la semana número veinte de gestación, pero no es más que un parpadeo pues no es hasta que nacen que usan los ojos para ver.