Cuando tomamos la decisión de que deseamos tener un hijo nos entran las prisas y queremos quedarnos embarazadas cuanto antes. Si eso no sucede en los primeros meses, entonces empiezan los agobios