Hasta el momento del parto el cordón umbilical ha sido una pieza clave para el desarrollo del bebé, pero una vez nace se corta quedando un muñón que deberás curar para evitar infecciones.