Lo que realmente necesitan nuestros hijos es que pasemos tiempo de calidad con ellos, momentos en los que el niño disfruta plenamente de nuestra compañía, por tanto no es tan importante la cantidad como la calidad.