Según los estudios realizados el 32% de los escolares de primaria se quedan al comedor. Esta cifra disminuye hasta el 20% si hablamos de escolares que están en enseñanza secundaria y superior. Muchos de los alumnos más mayores, son más independientes y responsables, y optan por irse a casa a comer, si no viven muy lejos, y así pueden disfrutar de la comida casera.

Muchos centros educativos están implantando programas de meditación y educación emocional, como medida para disminuir el estrés y ayudar al alumno a ser consciente de sus emociones y ser capaz de expresarlas.