A partir de la semana 30 de gestación es recomendable que tengas preparadas la canastilla del bebé, tu maleta, alguna cosa que pueda necesitar el papa y la documentación, para cuando te pongas de parto y tengas que ir al hospital.