Está comprobado que los niños que tienen alguna mascota, sobretodo un perro, son más equilibrados, resistentes y tolerantes que los que no la tienen. Aprenden antes a relacionarse con los demás y a tomar responsabilidades. En este libro, el autor nos habla de lo ventajoso...