Club Madres | El yodo: un mineral esencial
1786
post-template-default,single,single-post,postid-1786,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

El yodo: un mineral esencial

El yodo es un oligoelemento esencial en la alimentación de la mujer embarazada y su déficit en el organismo puede provocar desequilibrios importantes en el feto, es por ello que se recomienda su ingesta incluso antes del embarazo.

El yodo es un mineral que el organismo precisa en cantidades muy bajas y es esencial para el funcionamiento de la glándula tiroides y para la producción de las hormonas tiroideas.

La falta continuada de este oligoelemento produce hipotiroidismo provocando un aumento del tamaño de la tiroides (bocio) en la madre, en el bebé su carencia puede provocar que nazca con hipotiroidismo además de poder sufrir lesiones cerebrales o alteraciones en el desarrollo físico y mental (malformaciones o retraso mental en el peor de los casos).

Para conseguir un nivel de yodo idóneo puedes hacer un repaso a tu dieta e incluir aquellos alimentos que son ricos en este mineral como son:

  • La sal yodada (en vez de sal marina o común) pero recuerda que no debes ingerir más cantidad de sal pues tampoco es recomendable un ingesta elevada, simplemente sustitúyela en caso de no consumirla.
  • Pescados marinos (pero que no se hayan criado en piscifactoría), ya que es en el agua del mar dónde se encuentra la mayor fuente de yodo.
  • Las algas y el marisco también tienen una cantidad elevada de este mineral.
  • Otros alimentos que también contienen yodo, aunque en menor cantidad, son: el arroz integral, el huevo, la leche de vaca, el brécol y la espinaca.

La ingesta diaria de productos ricos en yodo no garantiza que se alcance el nivel óptimo necesario, que son 150 microgramos en los adultos y 200-300 microgramos en mujeres embarazadas, las necesidades de yodo aumentan durante el embarazo para cubrir los niveles que precisa la madre y el feto, por eso se recomienda tomar un suplemento diario. Tu ginecólogo te recetará algún fármaco a base de yodo para tomarlo un mes antes de estar embarazada y durante los cuatro primeros meses de gestación como mínimo.