Club Madres | Tiempo de calidad con los hijos
437
post-template-default,single,single-post,postid-437,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Tiempo de calidad con los hijos

Lo que realmente necesitan nuestros hijos es que pasemos tiempo de calidad con ellos, momentos en los que el niño disfruta plenamente de nuestra compañía, por tanto no es tan importante la cantidad como la calidad.

Son muchas las ventajas que se derivan de disfrutar de verdad unos momentos con nuestros hijos: aumenta vuestro vínculo afectivo, su autoestima y mejora su desarrollo en todos los aspectos. Es importante que esos momentos sean sagrados y habituales ya que el tiempo de calidad no se acumula, ni se recupera, es decir, no por pasar todo un fin de semana dedicado exclusivamente para los niños significa que durante la semana podamos olvidarnos de ellos y evadir los momentos exclusivos de estar juntos.

Tiempo de calidad a diario

madre e hija compartiendo tiempoDedícate exclusivamente a cada uno de tus hijos al menos media hora al día, compartiendo, jugando, conversando… disfrutarás de una buena relación con ellos y harás que se sientan más felices.

Si dispones de poco tiempo transforma las actividades cuotidianas en “momentos compartidos”, preparar la cena, recoger los juguetes, el baño de los más pequeños… seguro que de todas las cosas a desempeñar hay alguna en la que tu hijo pueda colaborar y ayudar. Además puedes enriquecer la tarea con otras actividades que la hagan más atractiva, jugar, hablar, cantar, hacer juegos de palabras, lo que sea, tu hijo simplemente quiere estar contigo, divertirse y sentirse amado y querido por sus padres.

Si tus hijos son de los que siempre juegan solos y no pueden compartir ni un momento del día contigo es muy normal que la situación desemboque en una actitud rebelde e insoportable por su parte, de hecho no es más que una señal de alarma para conseguir captar tu atención, que sin duda se merecen.

Beneficio mutuo

Mientras jugáis, tu hijo se forma y gana seguridad y autoestima y tú te relajas y te distraes de las obligaciones. Esos momentos que pasáis juntos son vínculos que se van afianzando y haciéndose cada vez más fuertes. Es un buen momento para decirle lo mucho que le quieres.

Mejora su desarrollo: la dedicación que les brindamos les beneficiará, en gran medida, en su desarrollo emocional y psicológico, les da confianza y seguridad en sí mismos y refuerza su autoestima ayudándoles a alcanzar una mayor madurez emocional.

Podemos contribuir en su desarrollo

Físico: realizando con ellos actividades y juegos que trabajen su psicomotricidad.

Intelectual: con juegos en los que intervengan las matemáticas o manteniendo con él charlas que mejoren su expresión oral.

Social: con juegos en los que se intercambian los roles, del tipo comprador-vendedor, médico-paciente…. Es también muy importante y aconsejable, para su desarrollo social, que los niños tengan contacto y compartan momentos de juego con otros niños y adultos (con la familia, en el colegio o con otros niños en el parque), por lo que el juego no debe limitarse a actividades en casa, sal al parque, visita a un amigo u organiza una fiesta en familia.

Conócele mejor: esos ratos que pasáis juntos también son ideales para que descubras más y mejor a tu hijo, cuales son las cosas que le preocupan, si tiene algún problema… si detectas alguna irregularidad que no se atreva a contarte directamente puede que a través del juego consigas averiguarla. Escucha todo lo que te dice, presta atención a sus palabras y también a la comunicación no verbal. A veces sus gestos o sus movimientos dicen mucho más que sus palabras. Aprovecha el momento y cuéntale a él como te ha ido a ti el día, qué cosas has hecho, ábrete a tu hijo para que también él se abra a ti.

 

LIBROS RECOMENDADOS

Tags: