Club Madres | bebes
100
archive,tag,tag-bebes,tag-100,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Después de nueve meses estas deseando ver a tu bebé, pero dar a luz no es tarea fácil, al contrario, supone un gran esfuerzo físico y emocional, sin olvidar el desajuste hormonal que se produce.

Durante el embarazo, un porcentaje de mujeres sufre lo que se conoce como diabetes gestacional, que no es sino la incapacidad del cuerpo a transformar el azúcar durante el embarazo.

Hay un momento en el desarrollo de nuestro bebé en el que es consciente de sí mismo como individuo y se distingue de sus padres. Esto sucede sobre los 8 meses y aparece la angustia por la separación.

Desde que nace, nuestro bebé va experimentando cambios, en sus gestos, en su comunicación, en su motricidad… Hacia los 9 meses nuestro hijo empieza a querer ponerse en pie

Los bebés y los niños pequeños tienen por costumbre llevarse todo a la boca. Esa es una de las principales manera que tienen de conocer y experimentar cosas nuevas. Pero un acto sencillo y cuotidiano puede suponer un gran peligro. Para los padres resulta una de las situaciones

Todos los bebés lloran con mayor o menor frecuencia, y con el tiempo y las experiencia irás identificando los motivos: sueño, hambre, cansancio, frío, calor, sed, dolor... La intensidad y forma del llanto te pueden dar una pista, pero te encontrarás con momentos en los que no sepas que le pasa.

Que nuestro hijo se desarrolle con normalidad es una de las cosas que más nos preocupa como padres. Existe una pauta a la hora de adquirir las habilidades, pero no todos los niños se ajustan con exactitud a estos modelos.

Lo que pasa durante las primeras horas de vida del recién nacido son de vital importancia para su futuro. Su “entrada” en el mundo le puede causar o no estrés, malestar e incluso marcar su personalidad y su actitud frente a la vida.

El baño ha de ser un momento placentero tanto para la madre como para el bebé. Además de ser un medio para lograr una higiene también es momento de relax, de compartir mimos y caricias y de disfrutar del agua.