Club Madres | Superar la depresión posparto
7118
post-template-default,single,single-post,postid-7118,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Superar la depresión posparto

La llegada de un bebé siempre es motivo de alegría, pero no todas las recién estrenadas madres se sienten felices. Aquí puedes conocer si se trata de algo leve y temporal o de lo contrario algo más grave. En ambos casos unos consejos prácticos te servirán de gran ayuda para entender y superar ese malestar.

Algunas mujeres sufren como un decaimiento después del parto, pero es importante saber diferenciar si es un sentimiento de tristeza que dura tan solo unos días, y que es bastante habitual, y debido al estrés, el cansancio, la novedad, la tensión., etc., o si por el contrario, esa sensación perdura más de quince días, y en ese caso podría tratarse de una verdadera depresión posparto.

Cerca del 15 por ciento de las mujeres que dan a luz sufren depresión. A veces la causa de la depresión es muy clara: el hijo no es deseado, o ha habido complicaciones para la madre o el bebé durante el parto, el niño sufre alguna deficiencia, enfermedad, etc. Pero en muchas ocasiones, no parece haber una causa clara, y aún así, las madres sufren un decaimiento y un malestar que no parece tener sentido.

Sufrir depresión no significa ser mala madre, o ser egoísta o insensible. Todavía no se sabe porqué algunas mujeres la sufren y otras no. Los niveles hormonales, que cambian tras el embarazo, podrían estar relacionados, pero aún no está confirmado. Y a pesar de que cualquier mujer puede sufrir depresión posparto, es cierto que algunas son más propensas, o tienen mayor predisposición que otras. Son mujeres que ya cuentan con un historial médico de depresión. Mujeres que tras el parto se ven solas y sin ayuda. Madres que tienen a un bebé prematuro o con problemas. O incluso mujeres que sufran cualquier otra circunstancia emocional negativa y que simplemente coincide con el nacimiento del bebé.

Síntomas de la depresión posparto

Los principales síntomas que siente una mujer durante la depresión posparto son: tristeza, estado de ánimo bajo, infelicidad, irritabilidad, malhumor, cansancio, agotamiento, fatiga, dificultad para conciliar el sueño, pérdida de apetito, agobio, ansiedad, desinterés por el sexo, sentir miedo, estar apática. No hace falta sufrir todos y cada uno de los síntomas mencionados, pero si en tu caso, más o menos te sientes identificada con algunos o bastante de ellos, es recomendable que lo consultes con tu médico. Él valorará mediante un cuestionario y una entrevista si realmente estás sufriendo una depresión y te derivará al profesional adecuado.

Prevenir y superar la depresión posparto

Te ofrecemos algunos consejos que pueden serte útiles si estás sufriendo una depresión posparto:

  • Déjate ayudar. Tras el nacimiento del bebé el cansancio te deja sin energía, así que permite que familiares y amigos te ayuden con la casa, las tareas o los recados.
  • Los cambios de uno en uno. Procura que para después del parto no tengas que realizar ningún otro cambio importante en tu vida (un traslado, cambio de trabajo, una separación…).
  • Expresa tu malestar, tus sentimientos y tus preocupaciones con otras madres, amigas, o alguien en quien puedas confiar y charlar.
  • Acude a las clases de preparto y posparto, en ellas aprenderás muchas cosas que te darán más seguridad y tranquilidad a la hora de cuidar a tu bebé.
  • Cuídate mucho. Es importante que te alimentes correctamente, que descanses todo lo posible, y que tengas momentos en los que puedas desconectar un poco.
  • Encuentra tiempo para estar con tu pareja. Aunque es difícil, tienes que intentar que el bebé no acapare todo tu tiempo. Debes de tener momentos para ti y para compartir con tu pareja.
  • No dudes en pedir ayuda siempre que la necesites.

Si estás sufriendo una depresión, indistintamente del calibre que sea, piensa que no estás sola, que tan solo has de pedir ayuda. Coméntalo tu pareja, o con las personas que convivas y dirígete a un profesional para que te ayude a superarla.