Club Madres | La subida de la leche
520
post-template-default,single,single-post,postid-520,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

La subida de la leche

Si has decidido alimentar a tu hijo con leche materna has de estar preparada para el momento en el que se produzca la subida de la leche. Ello te permitirá tener más controladas las posibles molestias que causa el inicio de la lactancia materna.

Es un proceso que viene causado por la hormona llamada prolactina que durante el embarazo está frenada por la presencia de estrógenos. En el momento que das a luz en tu cuerpo se activa automáticamente, un sistema que da la señal para que disminuyan los estrógenos, momento en que la prolactina entra en acción produciéndose a los pocos días dicha subida.

Al principio tu hijo mamará lo que se conoce como calostro y no será hasta pasados los tres ó cuatro días (alguno más en caso de parto por cesárea) que se producirá la subida de la leche y tu hijo mamará la “leche madura”. Para adelantar ó acelerar el proceso, es importante que tu hijo se amamante nada más nacer, durante su primera hora de vida.

Muchas mujeres desconocen que es un proceso que, aunque no acostumbra a durar muchos días, es cierto que es algo molesto y doloroso. Los pechos se hinchan, se ponen muy calientes, la piel estará muy tirante y muy probablemente tendrás algunas décimas de fiebre. Los consejos que te recomendamos a continuación te ayudarán a minimizar estos síntomas y a disfrutar de la lactancia materna.

  • Lo mejor para aliviar las molestias es dar el pecho a demanda y que ambos pechos queden vacíos. Por ello si tu hijo no te vacía el pecho, puedes extraerte la leche tú misma con las manos o bien con un sacaleches (que a veces resulta más fácil, rápido y práctico).
  • A veces, como el pecho está tan hinchado, al bebé le cuesta agarrarse al pezón. Ayúdale presionándote un poco la aureola para que pueda cogerse bien ó vacía un poco el pecho para facilitar el agarre del pequeño.
  • Colócate en los pechos paños humedecidos en agua fría. Puedes incluso ponerte las clásicas bolsas de guisantes congelados, durante unos minutos varias veces al día.
  • Hidrátate bien la piel para aliviar la tensión y evitar estrías.
  • Procura  no beber en exceso para evitar que la retención de líquidos agrave la situación.
  • Puedes realizarte suaves masajes para aliviar el dolor, la tensión y facilitar la salida de la leche durante la extracción.
  • Utiliza un sujetador de lactancia tanto de día como por la noche.
  • Lo normal es que la temperatura te suba tan solo unas décimas pero si tienes fiebre alta o el dolor es muy fuerte lo mejor es que consultes a tu médico o comadrona.

Recuerda que tan solo será un día o dos los que sufrirás esas molestias, luego tu bebé podrá mamar sin problemas y podrás disfrutar de esa experiencia tan maravillosa como es la lactancia materna.

ENLACES…

La Leche League
Fedalma