Club Madres | SEMANA 24: El bebé ya te oye y abre los ojos
2820
post-template-default,single,single-post,postid-2820,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

SEMANA 24: El bebé ya te oye y abre los ojos

La madre

Embarazo semana 24Cambios físicos: El útero sigue creciendo, ya se encuentra a 4 centímetros por encima de tu ombligo, con lo que puedes empezar a sufrir dolores de espalda y en la pelvis. La piel de tu abdomen se estira y esto puede producirte picores, no dejes de hidratarla con cremas antiestrías.

Síntomas de embarazo: Antes sentías al bebé como una mariposilla revoloteando pero ahora ya son pataditas más contundentes.

Es posible que sufras estreñimiento, tus intestinos tienen cada vez menos espacio y les cuesta hacer su trabajo. El estómago está cada vez más oprimido y eso contribuye a la aparición de ardores de estómago.

Es posible que por tu cabeza empiecen a rondar pensamientos sobre el parto. Una manera de no tenerle miedo es leer y ampliar los conocimientos sobre el tema. Claro que cada parto es diferente pero la gran mayoría se rigen por los mismos patrones. Cuanta más información tengas sobre lo que sucederá más tranquila y relajada estarás y lo afrontarás con mayor seguridad.

Cuídate: Si sientes calambres en las piernas, haz estiramientos antes de acostarte. Y descansa todo lo que te pida el cuerpo. Es vital que tu dieta sea variada y rica en vitaminas, minerales, proteínas e hidratos de carbono para que tanto el bebé como tú gocéis de buena salud. Aplícate crema a diario, sobretodo en la zona de la barriga, glúteos y pecho.

El bebé

Embarazo semana 24Desarrollo: Esta semana es el inicio de la viabilidad, es decir, la capacidad de sobrevivir por sí solo. Sus pulmones ya están desarrollados aunque todavía les falta madurar al igual que otros órganos por eso aunque el bebé pueda sobrevivir tendría una tasa muy elevada de complicaciones.

El feto empieza a llenar y vaciar los pulmones con líquido amniótico, como si fuera aire, hinchando los alvéolos recién creados.

Sus huesos crecen a la par del cuerpo y se van haciendo cada vez más densos y fuertes. En sus mandíbulas se están formando las yemas de los dientes de leche y, debajo, las de los dientes definitivos.

Actividad: Sus órganos sensoriales ya están algo más maduros lo que le facilita la interacción con lo que le rodea: sonidos de la madre y otros externos, nuevos sabores (y si le gustan, esto lo animará a comer cuando nazca), sentirá lo que toca, y verá las diferentes intensidades de luz. A estas alturas los párpados del bebé ya no están unidos, y ya puede abrir y cerrar los ojos (este movimiento es el precursor del reflejo del parpadeo).

Medidas: El bebé mide 21 centímetros y pesa 630 gramos.