Club Madres | Remedios caseros en el embarazo
2142
post-template-default,single,single-post,postid-2142,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Remedios caseros en el embarazo

Durante los nueve meses de embarazo hay que evitar tomar medicación, sobretodo durante el primer trimestre, pues ello podría afectar al bebé que está en desarrollo. Echar mano de la medicina natural contra molestias durante la gestación, puede ser la solución. Aquí te ofrecemos algunos remedios caseros para aplicar durante el embarazo.

Durante la gestación se sufren dolencias que se pueden minimizar o eliminar utilizando remedios caseros. Son aquellos sistemas que usaban nuestras abuelas en tiempos donde no había otra cosa. Pruébalos y verás como dan buen resultado.

Dolores musculares: A medida que avanzan los meses tu columna se va arqueando y tu cuerpo ha de soportar más peso de lo acostumbrado. Por ello es habitual sufrir molestias musculares. Prueba ha hacerte un masaje con limón y aceite, verás que alivio.

Acidez: En los últimos meses, en los que tu estomago está mas presionado, la digestión se hace más difícil y surge la acidez. Lo principal es que lleves una dieta ligera y que no abuses de comidas pesadas. Para ayudar a la digestión puedes tomarte una infusión de manzanilla. Y para aliviar el ardor de estómago también es bueno tomar una infusión de de menta, tomar leche fría, o bien comer piña.

Dolores de cabeza: Cuando el estrés, el ritmo de vida, el trabajo nos sobrepasa surgen los dolores de cabeza. Para ello pon agua caliente en un cubo, añádele vinagre y zumo de limón. A continuación sumerge los pies hasta los tobillos, durante cinco minutos y relájate. Verás como mejoras.

Resfriados: Antes de que llegue el frío hazte a ti misma una campaña de prevención tomando todas las mañanas un zumo natural de naranja. Si ya es tarde y te has constipado es importante que cargues tu cuerpo de vitamina C (presente en las naranjas, limones, kiwis).

Si tienes mucosidad ten siempre cerca la ralladura de media cebolla (es un expectorante natural muy eficaz), sobretodo a la hora de dormir ponte en la mesilla de noche un platito con cebolla rallada, empolvoréalas con una pizca de azúcar y remuévelas, verás como duermes mejor.

Si tienes molestias en la garganta lo ideal es hacer gárgaras calientes, combina las de agua con bicarbonato, las de agua templada con miel y limón, o simplemente agua tibia con sal. Si tu caso ya es de afonía hazte una infusión de tomillo, añádele miel y limón y haz gárgaras varias veces al día.

Insomnio: Es importante que la cena sea ligera, antes de dormir dedica un rato a relajarte (escucha música, lee un libro…) y justo antes de meterte en la cama tómate un vaso de leche bien caliente con miel.

Estreñimiento: El bebe no deja mucho espacio a los intestinos impidiendo muchas veces que éstos realicen bien su trabajo. Repasa tu dieta e intenta aumentar el aporte de fibra (fruta y verduras) y sobretodo aumenta tu ingesta de agua.

Rampas y calambres en las piernas: Acostumbran a aparecer durante la noche, cuando estás durmiendo, evita dormir boca-arriba para eliminar la presión en la zona lumbar (es mejor dormir de lado). Durante el día intenta caminar y hacer algo de ejercicio suave para activar toda la zona lumbar y las piernas. Un aporte de potasio ayuda e evitar este malestar por eso es recomendable la ingesta de plátanos.