Club Madres | Los reflejos del recién nacido
495
post-template-default,single,single-post,postid-495,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Los reflejos del recién nacido

En los bebes se pueden distinguir unos movimientos automáticos, unas respuestas instintivas que no son mas que medidas de protección y supervivencia. Son reflejos primitivos y desaparecen progresivamente, algunos durante las primeras semanas y otros entre los cuatro o cinco meses de vida. Algunos de estos reflejos se comprueban en el primer examen que se le hace al bebé nada más nacer.

Reflejo del moro: También conocido como reflejo del sobresalto o del abrazo. El bebé, al sentir un movimiento brusco o un sonido fuerte, reacciona estirándose, abriendo brazos, piernas y dedos de las manos en un intento de aferrarse a algo.

Reflejo de búsqueda: Si se toca la mejilla del bebe éste gira la cabeza en esa dirección y tratará de alcanzar lo que le ha tocado con la boca. Es el instinto que le hace buscar el pezón para mamar cuando se le acerca el pecho.

Reflejo de succión: El bebe chupa con energía aquello que se le mete en la boca. Es un movimiento muy importante para garantizarse el alimento pues es el que se produce durante el amamantamiento.

Reflejo de prensión: El recién nacido cierra el puño aferrándose a aquello que le haya tocado las palmas de las manos.

Reflejo plantar: Es equivalente al anterior. El bebé dobla los dedos al tocarle las plantas de los pies, como intentando agarrarse a algo.

Reflejo de marcha: Si sostienes al bebe por las axilas y sus pies tocan una superficie, intentará andar.