Club Madres | Niños, la rebelión de los 2 años
15
post-template-default,single,single-post,postid-15,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Niños, la rebelión de los 2 años

Todos los niños pasan por una etapa de rebeldía a los dos años de edad. Son unos meses difíciles en los que se trasforman de dulces angelitos a verdaderos indomables.

No hay cambios aparentes en su ritmo de vida pero, su actitud sí lo ha hecho y de forma considerable. Ha pasado de ser un bebé tranquilo a uno más movido, desobediente y contestón, un pequeño diablillo que no cesa de poner tu paciencia a prueba. Todo se debe a que el pequeñín de la casa es ahora más independiente, se vale por si solo para hacer algunas cosas y cree que puede hacerlo todo por él mismo. Está afianzando su personalidad y necesita conocer sus propios límites.

Esta etapa de rebeldía se inicia alrededor de los dos años (entre los 18 y los 30 meses), y no tiene una duración determinada pues eso va a depender del carácter del niño y de la actitud de los padres y cuidadores. Esta es una fase de maduración muy importante para el desarrollo del niño, un periodo en el que se establece su personalidad.

Cómo se comporta a los dos años:

  • Se mueve con soltura por toda la casa y quiere hacer lo mismo en la calle negándose a ir cogido de la mano o a permanecer a tu lado.
  • Te contradice constantemente y se niega a hacer nada de lo que le dices.
  • No comparte, es egoísta y posesivo (tanto con sus juguetes como contigo).
  • Empezará a mostrar su genio con pequeñas dosis de agresividad.
  • Se enrabia con facilidad, sobretodo cuando se le lleva la contraria.
  • Te ignorará y hará oídos sordos cuando le interese.
  • Se convertirá en un experto chantajista emocional y se enfadará contigo cuando no se salga con la suya..

Consejos para sobrellevar su rebeldía

  • Intenta comprenderle. Es algo que le sucede a todos los niños y como todas las etapas, ésta también llegará a su fin.
  • Déjale que decida de vez en cuando, es importante ayudarle a crecer y a madurar.
  • Préstale atención cuando te la reclame.
  • Procura que no sea siempre el centro de atención.
  • Intenta controlar sus rabietas.
  • No permitas que te controle o estarás perdida, mantente siempre firme.
  • Necesita límites para que no se desoriente, enséñale hasta dónde puede llegar.
  • Ten mucha paciencia, respira hondo y mantén la calma, si ve que consigue alterarte lo utilizará como arma.
  • Celebra su buen comportamiento y recrimina sus malas acciones con explicaciones claras y con un lenguaje apto para su edad.
  • A pesar de su rebeldía muéstrate siempre muy cariñosa y comprensible.

Piensa que cuando esta fase de rebelión llegue a su fin la relación será más agradable y llevadera. Intenta disfrutar de todas las etapas de tu hijo afianzando vuestro vínculo afectivo.

 

Tags: