Club Madres | Proteger la piel del sol
8363
post-template-default,single,single-post,postid-8363,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Proteger la piel del sol

La piel de los niños es mucho más fina, permeable y absorbe más radiación que la del adultos, por eso los pequeños tienen mayor predisposición a deshidratares y a sufrir problemas cutáneos.

Una mala exposición a edades tempranas puede tener consecuencias muy negativas en la salud de la piel a corto plazo (eritemas, insolaciones, ampollas..) pero también a la larga. La piel tiene “memoria” por eso una protección solar correcta, en los primeros años de vida y hasta los 18 años, consigue reducir significativamente el riesgo de cáncer de piel en el adulto.

A continuación te ofrecemos algunas recomendaciones a tener en cuenta en verano:

  • Los bebés menores de 6 meses no deberían exponerse directamente al sol ni ir a la playa.
  • El uso de crema solar no debe limitarse a los momentos de playa o piscina, sino que es aconsejable ponérsela en días de sol incluso para salir a la calle.
  • La crema solar debe aplicarse media hora antes de exponerse al sol.
  • Los expertos recomiendan utilizar un factor de protección 30 como mínimo, indistintamente del tipo de piel que se tenga. Y un factor 50 para pieles más sensibles y claras.
  • Cubrir todas las partes del cuerpo, incluidas nuca, orejas, empeines…
  • Evitar los productos que llevan alcohol, como los perfumes, aplicados directamente en la piel, ya que pueden producir manchas cutáneas.
  • Tampoco hay que olvidar la crema solar los días de verano que están nublados, ya que los rayos ultravioletas penetran las nubes pudiendo provocar quemaduras.
  • En la montaña hay que incrementar el uso de protector solar.
  • Evitar las horas de máxima radiación, entre las 12 y las 16 horas de la tarde.
  • Renovar la aplicación de la crema solar cada os horas.
  • Es importante inducir en las zonas delicadas como son nariz, mejillas, labios y hombros.
  • En la orilla del mar es recomendable el uso de gorra, camiseta y gafas para una protección más segura.

Para evitar la deshidratación en días de sol y calor elevado no hay que olvidar la ingesta de líquidos, además de utilizar gorras o sombreros para proteger la cabeza.

Y después de la exposición al sol, lo mejor es una ducha con un gel neutro, y la aplicación de crema hidratante o aceite para aliviar y calmar la piel.