Club Madres | Las primeras horas de vida del bebé
2324
post-template-default,single,single-post,postid-2324,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Las primeras horas de vida del bebé

Lo que pasa durante las primeras horas de vida del recién nacido son de vital importancia para su futuro. Su “entrada” en el mundo le puede causar o no estrés, malestar e incluso marcar su personalidad y su actitud frente a la vida.

No es lo mismo nacer en un entorno agradable, sin pasar frío y estando en contacto permanente con la madre que, salir del vientre materno y encontrarse con focos cegadores, tener frío, no sentir a la madre, escuchar voces que no reconoce y no ingerir alimento hasta al cabo de unas horas.

Actualmente existen los llamados “hospitales amigos de los niños” que no son más que clínicas que abogan por un parto más humano y que tienen en cuenta una serie de protocolos pensados para que el recién nacido esté constantemente con la madre.

Contacto precoz: Es de vital importancia que el recién nacido esté piel con piel en contacto con la madre nada más salir del útero materno. Eso le aporta seguridad, le calma, le ayuda a relajarse, a respirar, mantiene mejor su temperatura corporal y le ayuda a recuperarse tras el estrés del parto.

Vínculo madre-hijo: El hecho de que madre e hijo estén juntos nada más nacer a crear un vínculo afectivo entre ellos. Algo muy importante para que la madre sea más amorosa y cuidadosa con su bebé y que permite al niño estar tranquilo, sentirse cuidado y querido.

Sin separación: La separación del bebé y su madre produce estrés a ambos con consecuencias negativas como pueden ser mala adaptación a la vida extrauterina por parte del bebé y tensión arterial elevada en la madre.

Lactancia: Cuanto antes se ponga al recién nacido a mamar más fácil le resultará cogerse al pecho, y más rápida será la subida de la leche, pues se segrega oxitocina, lo que también ayuda al útero a recuperar antes su tamaño, evitando hemorragias abundantes.

Exploraciones: En algunas clínicas muchas de las exploraciones se realizan sin interrumpir el contacto del recién con su madre. A continuación van juntos a la habitación y no es hasta pasadas un par de horas, cuando el recién nacido está más estable y tranquilo, se lo llevan para acabar de realizar los controles y actuaciones necesarias.

Cuando hay complicaciones: Cuando el bebé nace prematuro o con algún tipo de problema que requiera hospitalización, es mejor optar por el Método Canguro que garantiza el contacto piel con piel durante el máximo de horas posibles al día, y puede ser tanto con la madre o con el padre. Son muchos los centros que ya han implantado este sistema que permite a un familiar estar en contacto directo con el niño, para alimentarlo, darle calor y lo más importante, amor. Se ha comprobado que de esta forma los niños se recuperan mucho más rápido que si están siempre en la incubadora.

Plan de Parto: Puedes elaborar un Plan de Parto para entregar en la clínica donde vas a dar a luz. Es una solicitud donde dejas constancia de tu deseo de que se cumplan unas actuaciones concretas en vez del protocolo que tenga la clínica. Si el embarazo es sin riesgo el centro debería hacer todo lo posible para cumplir tus deseos. En el Plan de Parto puedes solicitar el contacto precoz con tu hijo nada más nacer, entre otras muchas cosas. La solicitud no necesita que sea en ningún impreso oficial, basta con que realices un escrito claro. Puedes encontrar algunos modelos en este enlace: plandeparto.

ENLACES DE INTERÉS

Que no os separen
El Parto es Nuestro