Club Madres | Prevenir y aliviar el estreñimiento
8522
post-template-default,single,single-post,postid-8522,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Prevenir y aliviar el estreñimiento

Beber más agua, consumir fibra de frutas, verduras y cereales, y hacer un poco de ejercicio cada día, son hábitos que ayudan a acabar con el estreñimiento. Tanto si estás embarazada, como si no, o si el problema lo sufre tu hijo, aquí te damos algunos consejos.

El estreñimiento lo sufren aquellas personas que tienen deposiciones poco frecuentes (menos de 3 a la semana) o tienen dificultad para expulsarlas. El estreñimiento agudo suele darse de forma repentina y suelen estar ligados a un cambio de hábito, como puede ser un viaje, el estrés, por algún medicamento… y sobretodo durante el embarazo. En cambio el estreñimiento crónico se produce por una dieta pobre en fibra y en líquidos, la falta de ejercicio físico, por el uso de medicamentos, por edad avanzada o por alguna enfermedad como puede ser el colon irritable.

Consejos para prevenir y aliviar el estreñimiento

  • Marca un horario fijo para ir al baño, procurando que sea un momento de relax y sin prisas.
  • Un masaje abdominal con las manos, en sentido de las agujas del reloj, también puede ser muy beneficioso.
  • Aumenta la ingesta de agua, 2 litros al día sería lo apropiado en los adultos.
  • Consume frutas fibrosas (naranjas, mandarinas, kiwis, ciruelas…)
  • Come verduras entre una y dos veces al día, entre ellas: espárragos, espinacas, acelgas, lechugas…)
  • Toma fibra insoluble en forma de cereales, pan, pasta y arroz, en su variante integral, pero sin excederse, o tendrá un efecto contrario, aumentando el volumen de las heces si estas no se expulsan.
  • Ayuda al intestino con algún producto lácteo rico en bacterias (como los lactobacilus activos).
  • Come despacio, y sin prisas, masticando bien los alimentos.
  • Haz 4 o 5 comidas al día, pero poco copiosas.
  • Reduce el exceso de los productos lácteos, huevos y postres cremosos, con grasas y muy dulces, y también elimina la comida preparada.
  • Toma menos grasas y proteínas, pues un exceso provocan un mal funcionamiento del intestino y una acumulación de toxinas.
  • Es fundamental la práctica habitual de deporte. Si estás embarazada, caminar media hora diaria te resultará muy beneficioso.

Y no olvides acudir a tu médico si la cosa se agrava o se produce cualquier cambio en los hábitos intestinales, no solo durante el embarazo, sino en los bebés y en los niños también.