Club Madres | Preparar el embarazo
537
post-template-default,single,single-post,postid-537,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Preparar el embarazo

La buena marcha del embarazo dependerá mucho de tu estado de salud. Por ello es conveniente que empieces a cuidarte y que acudas a tu médico o ginecólogo para que te realice un estudio preconcepcional. Es hora de preparar tu embarazo.

Consulta preconcepcional

Los antecedentes médicos de la pareja, tanto pasados como actuales, pueden influir tanto en el desarrollo del embarazo como en el post-parto y luego durante la maternidad. Por ello es importante acudir al médico, unos meses antes de intentar quedarse embarazada. El facultativo realizará:

  • Una historia clínica de la pareja: os preguntara por vuestra edad, profesión, lugar de trabajo, grupo sanguíneo, querrá información de las patologías que habéis sufrido en el pasado y de las enfermedades crónicas o hereditarias que tenéis actualmente, también os preguntará por los antecedentes familiares o si consumís algún tipo de medicación. También quedará reflejado vuestro hábito de vida (estrés, nutrición, consumo de alcohol, tabaco u otro tipo de drogas…).
  • El historial ginecológico de la futura mamá: te preguntará acerca de tu ciclo menstrual (duración y regularidad) y que tipo de anticonceptivos usas. También incluirá en el informe si es tu primer embarazo, tienes más hijos (en este caso se interesará por el parto), o si has sufrido algún aborto.
  • Un chequeo general de la mujer: peso, talla, tensión arterial, citología vaginal, por último un análisis de sangre y de orina, para detectar una posible anemia, infección ó carencia de algún tipo, así como para averiguar si es inmune a la toxoplasmosis, hepatitis B, rubéola, varicela… (de ser necesario se podría vacunar unos meses antes de la fecundación).

Mediante el estudio preconcepcional el médico evaluará el riesgo de la mujer a sufrir problemas durante el embarazo o de dar a luz un niño con alguna anomalía, poniendo los medios necesarios para evitarlo. Esta consulta también sirve para informar de los hábitos nutricionales que deberá adoptar y de los complementos vitamínicos que se aconsejan tomar (principalmente ácido fólico), para la buena marcha de la gestación.

Empieza a cuidarte

En el momento que decides quedarte embrazada has de pensar y actuar como si ya lo estuvieras. Por ello debéis empezar, tanto tú como tu pareja, a llevar un ritmo de vida saludable:

  • Alimentación sana y equilibrada: Debes empezar a consumir todos los alimentos que necesitará el bebé durante el embarazo, cuando éste se produzca. Ten en cuenta que durante la gestación aumentan las necesidades de minerales, vitaminas, proteínas, etc., por ello es importante, que antes de que llegue el momento, tus reservas sean suficientes para garantizar una buena marcha del embarazo. En tu dieta no pueden faltar frutas, verduras, lácteos, y has de reducir el consumo de alimentos muy calóricos (has de procurar mantener tu peso ideal). También puedes tomar complementos multivitamínicos, normalmente los médicos prescriben el ácido fólico pues se ha demostrado reduce los riesgos de malformaciones del feto.
  • Realiza ejercicio: De todos es sabido que hacer algo de deporte mejora nuestro estado físico y mental. No se trata que te apuntes a clases de tenis o que corras 20 km cada día, sino de introducir ejercicios, en tu rutina diaria, que te permitirán mantener y controlar el peso antes del embarazo y que mejorarán tu cuerpo para los cambios que están por venir, así como te ayudará a controlar el estrés. Deben ser actividades de baja o moderada intensidad como pasear, nadar, bailar…  que no te dejen agotada.
  • Evita el consumo de tabaco y alcohol: Estas dos sustancias pueden hacer que te cueste más quedarte en estado, procura limitar su consumo. En el momento que te quedes embarazada debes intentar eliminar estas sustancias de tus hábitos diarios. También se aconseja reducir la ingesta de café o de productos que contengan cafeína ya que ésta inhibe la absorción del hierro por el organismo favoreciendo la aparición de anemia.
  • Lleva una vida tranquila: Piensa que en el momento que te quedes embarazada, tu hijo formará parte de ti, notando y recibiendo tu estado de ánimo. El estrés no te conviene para nada, mira a tu alrededor y valora que cosas puedes hacer para reducirlo, levántate un poco antes para evitar los atascos, ponte algo de música mientras preparas la comida, sal a cenar con tu pareja…
  • Otras precauciones: Evita hacerte radiografías y minimiza tu exposición a productos tóxicos tales como pinturas, disolventes, barnices, tóner de impresoras o faxes.

 

Nuevas preocupaciones

Desde el momento que tienes ganas de tener un hijo te deberás cuestionar ciertos aspectos que llegarán durante la maternidad. Planificar el embarazo te permitirá no solo prepararte físicamente para que todo salga bien, sino estudiar si podréis hacer frente a todo lo que conlleva este paso (más gastos, nuevas responsabilidades, nuevos retos).

Antes de quedarte embarazada plantearos como vais a compartir sus cuidados, quien cuidará del bebé si trabajáis los dos… Controlar los máximos aspectos posibles os dará tranquilidad tanto durante como después del embarazo.