Club Madres | Peligros durante el embarazo
3314
post-template-default,single,single-post,postid-3314,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Peligros durante el embarazo

La tendencia natural de un embarazo es que todo vaya perfecto. El cuerpo de una mujer está preparado para engendrar, albergar y alumbrar a un bebé. Pero a pesar de ello, diversas causas pueden evitar que se desarrolle con normalidad.

Aquí te exponemos ligeramente cuales son las causas más comunes de los peligros que puede sufrir el feto durante su gestación:

Embarazo extrauterino

Sucede cuando el huevo (óvulo fecundado) no se implanta en el útero, sino que lo hace en cualquier otro lugar (generalmente en una de las trompas y también en el segmento inferior del útero). Estos embarazos suelen ocurrir en madres con infecciones o malformaciones en las trompas de Falopio. La trompa no permite el avance del huevo y le obliga a anidar allí, pero al no ser éste el lugar apropiado para su desarrollo, lo más común es que el embarazo no prospere, produciendo la rotura de la trompa y una intensa hemorragia que pone en peligro la salud de la madre.

El aborto

Se produce un aborto cuando el embrión es expulsado del interior de la madre. Suele producirse entre el 2º y 3º mes de embarazo y por lo tanto, el embrión no está preparado para vivir fuera del seno materno. Las causas más comunes son: ausencia del embrión, huevo mal formado o anomalías cromosómicas. También provocan un aborto alteraciones en la madre como son: traumatismos, diabetes, infecciones y útero mal formado, aunque muchas de ellas  pueden ser tratadas mediante hormonas, reposo, etcétera, consiguiéndose, en muchos casos, que la gestación llegue a término.

Muerte fetal intrauterina

No siempre es fácil conocer las causas de la muerte fetal. Las más habituales acostumbran a ser: malformaciones del propio feto, enrollamiento del cordón umbilical, la incompatibilidad de lso factores Rh materno y paterno. La muerte fetal suele producirse entre los 3 y 7 meses de gestación. De repente la madre deja de notar los movimientos de su bebé y si se pone un aparato de ultrasonidos tampoco se oirán los latidos.

Parto prematuro

Sucede durante el último trimestre del embarazo, cuando el feto ya es capaz de vivir fuera de la madre. Entre los factores que se conocen como causantes de este parto anticipado aparecen: la gemelaridad, la toxemia de embarazo, la rotura prematura  de la bolsa amniótica, el exceso de líquido amniótico, el hecho de que el cuello del útero se abra y deje salir al feto antes de que se haya formado completamente.

Algunos de los signos que nos avisan de un parto precoz pueden ser:

  • Calambres parecidos a los de la menstruación.
  • Dolor en la parte baja de la espalda.
  • Dolor en la base de la pelvis.
  • Dolor en los muslos.
  • Pérdidas vaginales acuosas o rojizas por sangre.
  • Rotura de las membranas que envuelven al feto.

 

La rubéola

Es una enfermedad vírica que cuando se padece durante el período de gestación (especialmente durante los 5 primeros meses), ocasiona lesiones cardíacas, oculares y auditivas en el feto. Por eso, es muy importante saber si se está vacunada antes de quedarse embarazada, y si no lo está, es recomendable vacunarse y esperar a quedarse embarazada un mínimo de tres meses, con el fin de evitar malformaciones en el feto.

La toxoplasmosis

Es  provocada por un pequeño parásito que puede encontrarse en los excrementos de los gatos (evitar acariciarlos y limpiarlos) y en la carne cruda o casi cruda. Esta enfermedad provoca síntomas que suelen pasar desapercibidos (una ligera erupción, hinchazón de ganglios, un poco de fiebre), pero puede ocasionar lesiones muy graves o incluso la muerte del feto.

Hay menor peligro si la mujer contrae la enfermedad durante el primer trimestre de embarazo, y es peor si la contrae durante los últimos meses. En el caso de haberla sufrido antes de estar embaraza estaría inmunizada.

El factor Rh

El factor Rh es un componente de la sangre que nos permite clasificarla en función de su presencia o ausencia. Si la mujer embarazada posee el factor Rh negativo y el padre es Rh positivo, el hijo tiene un 70% de posibilidades de heredar el Rh+ del padre, con lo que la sangre negativa de la madre producirá anticuerpos que destruyen la sangre Rh+ del hijo, debido a la incompatibilidad. Si estos anticuerpos llegan al feto (durante una hemorragia vaginal, en la anmiocentésis, por un aborto, etcétera), pueden provocarle una fuerte anemia e, incluso producir su muerte por destrucción de la sangre. Estos hechos suelen producirse a partir del segundo embarazo, pues el número de anticuerpos va elevándose. Para evitar complicaciones mayores, todas las mujeres que sean Rh negativo, con pareja sea Rh positivo, y que ya hayan tenido un hijo Rh+, deberán recibir inyecciones, las llamadas comúnmente “vacunas antiRh” durante su segunda gestación y tras el parto, para destruir cualquier célula Rh+ y evitar así el desarrollo de anticuerpos.