Club Madres | Motivación: querer es poder
8619
post-template-default,single,single-post,postid-8619,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Motivación: querer es poder

Normalmente dedicamos muy poco tiempo a motivar a nuestros hijos. No es algo que tengamos presente, ni que nos paremos a pensar si resulta útil. Y la verdad es que un hijo motivado no encontrará barreras en su avance.

Sin motivación todo cuesta mucho más, pues no hay nada peor que hacer las cosas de forma obligada, ni el acto en sí ni el fruto será satisfactorio. Pero cuando se está motivado todo cambia, la actitud, la forma de hacer las cosas y el resultado.

Un niño puede estar muchas horas haciendo algo que le motiva, que le gusta, con lo que se siente bien, pero en cambio, hacer otras cosas como las tareas de casa, recados, deberes, estudiar, lavarse los dientes, u otras obligaciones, les cuesta horrores y acaban haciéndolo mal.

Encontrar la motivación para las obligaciones o tareas rutinarias es la clave para que todo fluya sin gritos, ordenes, insistencias, amenazas o castigos. Y es que ni padres, ni hijos, son felices con un ambiente en tensión. Pero cuando esas órdenes se transforman en un juego, un reto, una colaboración… entra en acción las ganas y la motivación por hacer las cosas.

Conseguir que cambien su actitud y comportamiento, y que estén motivados para hacer lo que no les apetece hacer, es la clave. En general los niños prefieren los estímulos a los castigos, los agradecimientos a las riñas. Y no es lo mismo hacer las cosas por obligación que por el placer de sentir cierta satisfacción.

Y la manera de hacerles sentir esa satisfacción es obteniendo una recompensa final, que puede ser un simple alago, un reconocimiento, un agradecimiento, o sencillamente hacerle sentir importante por su ayuda.

Veamos algunos ejemplos que ayudan a la motivar:

  • Gracias por ayudarme a recoger, sin tu ayuda no podría acabar a tiempo.
  • Cuanto has mejorado en la lectura, tu esfuerzo está dando resultados.
  • Vamos a jugar a ser pequeños Einsteins resolviendo estos problemas.
  • Te voy a contar algo interesante que me ha sucedido esta mañana (despierta el interés por conversar)
  • Si ayudas recogiendo la mesa nos dará tiempo a ver tu programa favorito.