Club Madres | Mejora su salud con masajes
648
post-template-default,single,single-post,postid-648,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Mejora su salud con masajes

Puedes ayudar a tu hijo a suavizar los cólicos, a mejorar su congestión nasal… El masaje puede aliviar dolencias o patologías leves, aunque recuerda que esta es una terapia que ha de complementar, no sustituir, al tratamiento médico dado por el pediatra. A continuación se enumeran algunas de las enfermedades leves más comunes y cuyos síntomas pueden mejorar al practicarle unos sencillos masajes.

Problemas gastrointestinales

Durante los primeros meses de vida tu bebé puede sufrir cólicos, estreñimiento, gases… que les provocan molestias y dolores, mostrándose alterados, tensos y con llantos frecuentes. Con el masaje ayudamos a estimular su sistema gastrointestinal aliviando estas molestias. Pon al bebé boca arriba y:

  • Coloca tus manos planas sobre su vientre y ves desplazándolas una tras otra desde el estómago hacia la vejiga. Este movimiento también lo puedes hacer con una sola mano mientras la otra sujeta sus tobillos y sin que la espalda se levante.
  • Realiza movimientos circulares alrededor de su ombligo siguiendo el sentido de las agujas del reloj (de izquierda a derecha, empezando por lo que serian las 8h). Utiliza ambas manos de manera que primero la derecha masajea desde las 8h a las 2h para continuar luego la izquierda desde las 2h hasta las 8h.
  • Sujetando sus tobillos acércale las rodillas hacia su barriga, mantén esta posición unos 20 segundos.

Problemas respiratorios

Durante patologías tales como rinitis, bronquitis o congestión nasal debes procurar tener un ambiente limpio en casa, libre de polvo o ambientadores fuertes. Ayúdale a tener las fosas nasales despegadas usando un aspirador nasal y lavados nasales.

  • Desliza con una leve presión, tus pulgares desde el puente de su nariz hacia las mejillas deteniéndose unos segundos a los lados de sus orificios nasales.
  • Coloca tus manos planas sobre el centro de su pecho y desplázalas hacia el exterior. Puede ayudarle si le añades al aceite de masaje una gota de esencia de eucalipto.

 

ENLACES DE INTERES

Asociación Española de Masaje Infantil

Tags:
,