Club Madres | Las drogas y sus efectos
3255
post-template-default,single,single-post,postid-3255,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Las drogas y sus efectos

Una de las mejores formas de alejar a los hijos del mundo de las drogas es ofreciéndoles información completa y detallada sobre el tema. Hay que explicarles las causas que llevan al consumo y las consecuencias que se derivan del mismo, tanto a corto como a largo plazo.

Una droga es cualquier sustancia (exceptuando los alimentos) que afecta al funcionamiento del cuerpo y de la mente. Existen tres grandes grupos de drogas:

  • Las estimulantes: que afectan al sistema nervioso central acelerando sus funciones (las más conocidas son las anfetaminas).
  • Las deprimentes o depresoras: que también afectan al sistema nervioso central pero esta vez desacelerando sus funciones (suelen ser calmantes, relajantes, tranquilizantes).
  • Las alucinógenas: que pueden cambiar la manera de ver, sentir y oír de una persona, por lo que distorsionan la realidad y pueden provocar alucinaciones (las más conocidas son las semisintéticas o LSD y las sintéticas o STP).

Las drogas más consumidas

Las drogas más consumidas son aquellas que son más baratas y más fáciles de adquirir como el tabaco, el alcohol y el cannabis.

niño, chico o adolescente con problemas de drogasEl tabaco: La nicotina es sin duda una de las drogas más adictivas y los que la prueban tienen muchas posibilidades de acabar consumiéndola habitualmente. Cuanto más joven sea el fumador mayor dependencia adquirirá a la nicotina. Se ha demostrado que también es muy perjudicial para los fumadores pasivos. Los principales efectos y riesgos de su consumo son: enfermedades pulmonares crónicas como bronquitis y enfisema; enfermedades coronarias y ataque de apoplejía; cáncer de boca, garganta, pulmones, esófago, vejiga, páncreas y cuello del útero; osteoporosis y úlceras. También causa mal aliento, tos de fumador, resfriados frecuentes, mayor dificultad respiratoria, manchas en manos, dedos y uñas.

El alcohol: Es una droga depresiva, que es absorbida directamente por el torrente sanguíneo a través del estómago y los intestinos. Su abuso produce: embriaguez, pérdida de coordinación y de juicio; aumento de la adrenalina; mayor riesgo de accidentes; coma etílico o muerte (en caso de sobredosis); olvidos y confusión mental; irritabilidad, violencia y cambios de humor; dependencia; ganancia de peso y riesgo de enfermedades cardiovasculares; cirrosis, temblores…

El cannabis: Tiene muchos nombres: hierba, marihuana, maría, chocolate, hachís o hach. Es una droga que altera la mente y su consumo puede producir: pérdida de reflejos; ritmo cardíaco y pulso acelerado; pérdida de memoria a corto plazo; posibles lesiones en los glóbulos blancos (encargados de protegernos de las infecciones); infertilidad; cáncer de pulmón; depresión y problemas emocionales; ansiedad, pánico y alucinaciones (algunas aterradoras).

Los inhalantes: Son sustancias químicas que se inhalan, y las más habituales son: pegamento, gasolina, aerosoles (como las lacas para el pelo), productos de limpieza, quitaesmaltes, gas de encendedores, pinturas, disolventes… Su consumo produce: llagas y sarpullidos alrededor de la nariz y la boca así como marcas de pintura en la misma zona; restos de olor en el cuerpo y en la ropa; ojos llorosos, y enrojecidos y pupilas dilatadas; respiración lenta o bien rápida y dificultosa; ritmo cardíaco lento; problemas de visión; dolor de cabeza; náuseas y vómitos; hemorragia nasal; estornudos y tos; pérdida de coordinación motora; evacuación involuntaria; pérdida de peso (a largo plazo), etcétera.

Fármacos: Muchos adolescentes toman medicinas sin necesitarlas. Las adquieren sin recetas médicas y piensan que con su consumo se sentirán mejor. Muchos medicamentos crean adicción y los efectos que producen varían en función del fármaco. Los más consumidos por los jóvenes son: analgésicos, calmantes, tranquilizantes (barbitúricos, benzodiazepinas, anfetaminas, antitusivos, antihistamínicos…), pastillas para perder peso, etcétera.

Drogas deportivas: Es importante que los jóvenes adquieran un espíritu deportivo pero a veces la competición hace que muchos adolescentes acaben por consumir esteroides anabólicos y hormonas de crecimiento para aumentar el desarrollo muscular de forma rápida. Los efectos secundarios de su consumo son: aumento rápido de masa muscular, exceso de vello, piel grasienta y amarillenta, acné en cara, pecho y espalda, voz grave, dolor e hinchazón de las articulaciones, depresión, insomnio, irritabilidad, ansiedad y paranoia, entre otros. En los hombres además produce reducción de los órganos sexuales, desarrollo de mamas, debilitamiento del cuero cabelludo y esterilidad.

Drogas altamente peligrosas

La cocaína, el crack, las anfetaminas y la metanfetamina: Todas ellas son drogas sintéticas, es decir, que no vienen de sustancias naturales sino que se preparan en un laboratorio. Son estimulantes, pues operan sobre el sistema nervioso central acelerando el funcionamiento de un órgano, además son altamente adictivas. Normalmente se esnifan por la nariz, pero también se puede fumar, inyectar o  beber. Los síntomas que producen son: hiperactividad; irritabilidad; insomnio; pupilas dilatadas; aumento de temperatura corporal; irregularidades cardíacas y ataques de corazón; aumento de la presión sanguínea; problemas respiratorios; convulsiones; falta de apetito; confusión mental, desorientación, psicosis, esquizofrenia y alucinaciones; tics nerviosos; náuseas; calambres; acné; hemorragia cerebral…

Extasis: Es una droga de laboratorio de última generación. Es una derivada de la anfetamina al igual que el éxtasis líquido, XTC, Essence, Adam o Clarit. Provoca: hiperactividad, pérdida de visión, desmayos, escalofríos, sudor, tensión muscular, desorientación, pánico, depresión y paranoia.

Polvo de ángel: Es un potente alucinógeno que distorsiona la realidad, que puede paralizar el sistema respiratorio provocando la muerte, también provoca pérdida de visión, vómitos, pérdida de memoria, alucinaciones graves, agresividad, ansiedad, paranoia, depresión, miedo y pánico.

LSD-25: Más conocido como LSD, ácido o tripis. Es la droga alucinógena más consumida actualmente y también la más potente. Se pueden tener alucinaciones, popularmente denominados “viajes” de dos a doce horas y, estas alucinaciones, provocan una tensión extrema para el cerebro y para el organismo en general, sufriendo confusión, pánico, ansiedad, delirios… Los restos de la droga que quedan en el organismo pueden provocar de repente nuevos “viajes” cuando menos se lo esperan.

Heroína: El opio, la morfina, la codeína, la metadona y la heroína son sustancias procedentes de una misma familia: los opiáceos. El opio es una droga natural derivada de una variedad de amapola y que crea gran adicción. Los efectos de su consumo son: euforia, problemas respiratorios, pupilas dilatadas, confusión mental, mala coordinación, falta de reflejos, náuseas y vómitos, boca seca, picor, infecciones, artritis, reuma, entre otros.

ENLACES DE INTERÉS

Proyecto Hombre
Fundación de ayuda contra la drogadicción
Asociación de deportistas contra la droga
Instituto para el estudio de las adicciones
Unión de asociaciones y entidades de atención al drogodependiente

LIBROS RECOMENDADOS

.
SOS-Drogas. Como ayudar a mi hijo…
SOS Drogas te ayuda a mantener a los hijos lejos de las drogas. Los jóvenes reciben mucha presión para el consumo de sustancias tóxicas y además tienen gran facilidad para conseguirlas.
Esta obra te muestra las distintas drogas que existen en el mercado, las causas que provocan su consumo, las consecuencias de tomarlas y los riesgos que se derivan. Te enseña a reconocer las primeras señales y te ofrece soluciones para evitar y paliar la adicción Sigue leyendo >>