Club Madres | La diarrea
4815
post-template-default,single,single-post,postid-4815,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

La diarrea

La diarrea aguada se caracteriza por una aceleración del tránsito intestinal con un aumento del número de deposiciones, y heces de consistencia blanda o pastosa (e incluso totalmente líquida). La sufren sobretodo niños y bebés, siendo la diarrea viral (causada por un virus) la más común. Para el tratamiento de este tipo de diarreas es suficiente modificar el consumo de alimentos realizando una dieta espedífica.

La OMS la define como la eliminación de 3 o más deposiciones en doce horas o una sola deposición con presencia de moco, sangre o pus.

Es un proceso muy frecuente durante la infancia, sobre todo en los primeros años de vida (de los 6 a los 18 meses).

Es peligrosa para la salud del niño ya que provoca una pérdida importante de líquidos y electrolitos como el potasio y el sodio (llegando a la deshidratación en los casos más severos).

La infección intestinal es la causa más frecuente, pudiendo se de origen bacteriano (salmonellas, shigellas y eschericia coli), de origen vírico (sobretodo en invierno) o bien producida por algún protozoo (giardina lamblia).

Es frecuente que después del episodio de diarrea aguda (suele durar de 5 a 7 días) el niño padezca de forma temporal una intolerancia a la lactosa que desaparecerá en unas semanas, cuando las vellosidades intestinales recuperen la normalidad (es por eso que se aconseja el consumo de leche sin lactosa durante una temporada).

Principios generales de la dieta astringente

  • Evitar la fibra vegetal (verduras crudas, frutas crudas, legumbres y cereales integrales).
  • Administrar las calorías totales del día en comidas poco abundantes y continuadas (las cantidades elevadas estimulan el peristaltismo intestinal).
  • Suprimir la leche por su contenido en lactosa y por tener una digestión prolongada.
  • Suprimir cocciones como guisos y fritos, embutidos y alimentos salados que irritan la mucosa digestiva.
  • Eliminar las grasas, por ser de digestión prolongada.
  • Suprimir los estimulantes del reflejo gastrocólico y del peristaltismo como el café o el zumo de naranja con azúcar.

Durante las primeras horas (no prolongar mucho tiempo) el niño ha de seguir una dieta absoluta, es decir, tiene totalmente prohibido el consumo de alimentos.

Más tarde el pequeño continuará con una dieta líquida, en la que se irán administrando pequeñas cantidades de agua, de agua de arroz o de agua de arroz y zanahoria.

A las pocas horas (en función de la gravedad de los síntomas) ya se podrá iniciar una dieta sólida formada por arroz hervido, seguido de pescado blanco o pollo hervido y pan tostado o del día anterior (se debe ir introduciendo de forma progresiva observando la tolerancia).

Con prudencia se irán introduciendo sémolas o pastas para sopas en caldos suaves, manzana hervida, dulce de membrillo, jamón cocido y patatas hervidas.

Antes de pasar a una alimentación normal se tendrá que probar la tolerancia al yogur, carne y pescado a la plancha, verduras hervidas y galletas tipo maría.

La OMS-FAO recomienda en caso de diarreas agudas en los más pequeños soluciones rehidratantes por vía oral que tienen como objetivo mantener el balance positivo de agua y electrolitos: 1 litro de agua + 2,5 gramos de bicarbonato sódico + 1,5 gramos de cloruro potásico + 20 gramos de glucosa.

El niño tomará esta fórmula en pequeñas cantidades cada 1,5 o 2,5 horas aproximadamente.

Una receta casera de utilidad es la siguiente: 1 litro de agua potable + 1 pellizco de sal + 20 gramos de azúcar + el zumo de 1 limón (potasio).

Extracto del libro Manual de alimentación infantil, de Formación Alcalá Editorial.

LIBRO RECOMENDADO

Manual de alimentación infantil

Es un manual práctico que recoge toda la información necesaria para asegurar una óptima nutrición en los niños, desde que nacen y hasta que llegan a la preadolescencia. Ofreciendo pautas y consejos sobre nutrición y alimentación que van desde la técnica para dar el pecho y la introducción de nuevos alimentos, hasta las necesidades nutricionales en función de la edad y la actividad del niño   sigue leyendo >>>