Club Madres | Fiestas de cumpleaños
1515
post-template-default,single,single-post,postid-1515,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Fiestas de cumpleaños

El día en el que nació nuestro hijo es uno de los más importantes y debemos de celebrarlo con entusiasmo. En el día de su cumpleaños él es el protagonista y tiene que pasarlo muy bien especialmente en su fiesta.

No es necesario alquilar un grupo de animación o preparar una fiesta por todo lo alto, solo hace falta ilusión y un poco de imaginación. Aquí encontraras algunos consejos e ideas para que esta importante celebración sea un éxito.

Prepara la fiesta en función de la edad del niño

No es lo mismo cumplir dos años que siete, es importante organizar la fiesta de manera que el protagonista se lo pase estupendamente.

El primer y segundo cumpleaños: Hasta que no tienen más años los peques se divierten con cualquier cosa, puedes hacer una fiesta más íntima. Invita a la familia más próxima o a los amigos más allegados y dedicar la tarde a jugar con el niño. Procura dosificar los regalos, no se los deis todos de golpe pues puede atabalarse, darle uno y jugar juntos, al ratito abrirle otro para ver de que se trata. No sobre estimuléis al pequeño y dejar algunos regalos para los próximos días.

Procura que el ambiente no sea muy ruidoso, es importante no sobrecargarlo en exceso para que el niño se encuentre cómodo. Si hay demasiada gente haciendo tertulia, más la música de fondo o otros niños jugando tu hijo podría agobiarse y pasarlo mal.

Del tercer al quinto cumpleaños: Entre los tres y cinco años los niños ya tienen más vida social, ya van al colegio y se han hecho amigos de otros niños. Además saben decidir lo que les gusta y lo que no, tienen preferencias de comidas, juguetes, formas de divertirse… Todos estos factores hacen que su fiesta de cumpleaños haya de ser un poco más elaborada.

Habla con tu hijo y pregúntale a que amiguitos le gustaría invitar, si prefiere pastel o helado… en definitiva deja que participe activamente en su preparación.

Piensa en alguna actividad en la que puedan participar todos los niños, esconde algún regalo y dale un mapa del tesoro para que lo encuentren, jugad al juego de las sillas o sentaros en corro a contar historias.

Del sexto al noveno cumpleaños: A estas edades tienen un círculo más íntimo, es posible que le apetezca una fiesta más recogida, quizá una merienda y luego jugar con los amigos o amigas en su habitación. Son más recelosos de su intimidad y puede que empiecen a tener vergüenza de los arrumacos familiares, pregúntale como quiere celebrar su cumpleaños.

Entre los diez y los trece años: En la pubertad es una etapa difícil pues los niños se sienten diferentes y quieren encontrarse a sí mismos. Quieren tomar sus propias decisiones y en su cumpleaños tienes que escuchar lo que prefiere. Es posible que no quiera fiestas familiares y que solo desee estar con sus amigos, plantéate otras alternativas a la fiesta en casa como llevarlo junto a un par o tres de compañeros al cine y recogerlos al final de la película.

A partir de los catorce años: A esta edad quieren mucha más libertad y para celebrar su cumpleaños prefieren salir con los amigos. Como padres se nos hace difícil afrontar que se hacen mayores pero es inevitable y tenemos que superar nuestros miedos. No se trata de darle dinero y que haga lo que quiera sino de sentarse con él para hablar de lo que le gustaría y de lo que tu eres capaz de permitir. Es una buena opción celebrarlo primero en familia y luego darle un poco de libertad para que disfrute con sus amigos. Puede que debajo de tu casa haya una cafetería en la que, estando solos, tú estés más tranquila. A medida que vayan cumpliendo años y que te demuestren que puedes confiar en ellos deberás ceder más.

Imaginación mejor que dinero

No hace falta un gran desembolso de dinero para que una fiesta sea todo un éxito. Lo más importante es que los niños se diviertan y para ello solo hay que organizar actividades y juegos para que se lo pasen estupendamente. Los niños lo que quieren es jugar, jugar y jugar, por eso lo mejor es preparar juegos para que estén toda la tarde entretenidos. Prepara unos sándwiches, algo de picoteo y unas bebidas para que merienden y luego… ¡que empiece la diversión!

Hoy en día están de moda los chikiparks o los centros donde, pagando una cuota por niño, tienen acceso a juegos y actividades. Se trata de dejar a los niños y recogerlos al finalizar el tiempo que previamente se ha contratado. Es una opción menos económica, aunque más cómoda para aquellas familias que no disponen de espacio en casa para realizar la fiesta.

Según la estación del año en la que tu hijo cumple los años tienes algunas otras posibilidades, en épocas cálidas, por ejemplo, se pueden organizar las fiestas al aire libre, en la terraza de una cafetería, en un chiringuito de playa o una merienda campestre. Busca la opción que haga de la celebración algo especial para compartir con sus amigos.