Club Madres | Evitar y combatir los piojos
3789
post-template-default,single,single-post,postid-3789,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Evitar y combatir los piojos

Son muchos los niños de entre 3 y 12 años, que se ven afectados por este parásito. Es muy habitual que cada año, se informe a los padres acerca de casos de pediculosis (piojos) en el centro escolar.

Características del piojo

El piojo es un parásito de unos 3mm que se aloja en el cuero cabelludo y que vive de la sangre que absorbe. Se puede encontrar tres fases de crecimiento, el huevo o liendre (que se localiza normalmente detrás de las orejas y en la nuca a un centímetro de la base del pelo), el piojo ninfa y el piojo adulto.

¿Cómo se produce el contagio?

El piojo pasa de una cabeza a otra porque el cabello infestado entra en contacto directo con otro cabello. Los niños al jugar, al abrazarse, al compartir gorros, cepillos, cintas de pelo…se pueden contagiar el parásito. Como el piojo no es capaz de sobrevivir mas de dos días fuera de la cabeza se hace difícil el contagio solo por el echo de apoyarse en una superficie (sofá, cama…) donde haya estado un niño afectado.

Síntomas de que se tienen piojos

El más frecuente es el picor en la cabeza. El niño con piojos se rasca continuamente, sobretodo detrás de las orejas y de la nuca. Es importante que los padres, en el momento que sepan de una epidemia en el colegio o guardería, revisen periódicamente la cabeza de sus hijos.

Tratamiento

Hoy en día existen en el mercado muchos productos (naturales y de farmacia) específicos para erradicar el problema. Es importante seguir meticulosamente las indicaciones y modo de uso para evitar recaídas. Si el tratamiento se hace adecuadamente el niño podrá asistir a clase sin ningún problema.

Aunque el piojo muere a los pocos días de estar fuera de la cabeza, es necesario lavar las sábanas y todo lo que ha podido entrar en contacto con la cabeza del niño a más de 50 grados de temperatura, en el caso de ser objetos que no se pueden mojar se puede lavar en seco o meterlo en bolsas durante dos semanas para que el piojo muera.

Complicaciones

El piojo, a diferencia de otros parásitos como la garrapata, no transmite enfermedades, por lo que si se trata a tiempo lo único que se puede notar son las molestias de los picores. En el caso de no atajarlo pronto, el niño puede causarse heridas al rascarse la cabeza con insistencia, y éstas tienen riesgo de infectarse, con lo que sería necesario otro tipo de medidas adicionales que el pediatra ya indicaría en su momento.

Se han dado casos de problemas en la piel por el uso incorrecto de los tratamientos, como dermatitis por irritación al excederse en las cantidades del producto.

Mitos

No es cierto que los piojos solo se contagien a niños con falta de higiene. El piojo no salta buscando otra cabeza, como ya hemos explicado, pasa de un cabello a otro por contacto directo independientemente de si el pelo esté más o menos limpio. El hecho de que se relacione el piojo con la falta de higiene causa estrés a la familia y al niño y este puede sentirse excluido.

No es necesario rapar al pequeño, esto no haría sino generar un problema psicológico en el niño mucho más difícil de solucionar. Los padres debemos afrontar la situación con serenidad y acudir a los tratamientos adecuados para eliminar el parásito. Se debe explicar al niño, con más o menos datos en función de la edad, qué le pasa y cómo solucionarlo.

No hay que aislar al niño. Como ya hemos dicho antes, los productos para eliminar los piojos son muy efectivos y evitan que el niño tenga que faltar a clase por este tema. Solo hay que procurar realizar correctamente el tratamiento.

 

Tags: