Club Madres | El masaje perineal
6026
post-template-default,single,single-post,postid-6026,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

El masaje perineal

Esta técnica se utiliza para preparar la musculatura del periné y para estirar la piel de la vagina con el fin de que estén más elásticas para el momento de la dilatación y el proceso de parto. Su eficacia es mayor en mujeres que han elegido un parto natural, en el que el proceso se desarrolla sin presiones ni prisas y permitiendo a la embarazada que elija al postura que le sea más cómoda durante el alumbramiento. Es una forma de prevenir la episiotomía y los posibles desgarros.

Otros beneficios del masaje perineal

  • Familiariza a la mujer con la sensación de estiramiento de la zona perineal que se producirá durante el parto.
  • Aumenta la circulación en la zona perineal de manera que se facilita la dilatación y la elasticidad muscular en el momento del parto.
  • Fortalece la musculatura de esa área y previene así la incontinencia durante el embarazo y posparto.
  • Reduce el riesgo de hemorroides.
  • Al haber menor riesgo de desgarro, acorta el tiempo de recuperación posparto.

 

Esta técnica la podemos realizar nosotras mismas, ya que se trata de estirar la musculatura vaginal con los dedos. Nadie mejor que nosotras para saber el límite de molestia que queremos aguantar.

Antes de empezar a aplicar el masaje perineal, es aconsejable asegurarnos de que o tenemos ninguna herida, rasguño, variz o cualquier otro problema en esa zona. En caso contrario, conviene consultar primero al profesional que nos esté tratando.

Preparación

  • Lavarse las manos y cortarse las uñas. Hay que dejarlas bien limpias.
  • Orinar antes de empezar el masaje para estar más cómoda y relajada.
  • Buscar un lugar confortable donde estemos a gusto.
  • Para relajar la zona perineal, podemos tomar un baño de asiento con agua caliente durante unos diez minutos o aplicar compresas calientes durante el mismo tiempo, lo que nos resulte más cómodo.
  • Con ayuda de un espejo, reconocer y familiarizarnos con la zona del periné que vamos a masajear.
  • Elegir la posición de cuclillas o semisentada, apoyando la espalda contra la pared o contra unos cojines. También se puede llevar a cabo de pie, con una pierna elevada apoyada sobre un taburete o una silla; debemos buscar cualquier posición que nos resulte cómoda, teniendo en cuenta que la más forzada es la de estar tumbada y, por lo tanto, es la menos adecuada.
  • Utilizar aceite de rosa mosqueta para lubricar los dedos; es un aceite natural y un estupendo regenerador de tejidos.

 

Cómo realizar el masaje perineal

  • Con las piernas separadas, introducimos el pulgar o el índice dentro de la vagina unos tres centímetros.
  • Empujamos la zona del periné en distintas direcciones: hacia el recto, hacia abajo y hacia los lados de la vagina. Masajeamos suavemente, pero con firmeza, y estimulamos la zona hasta que se sienta molestia.
  • Tomamos la zona entre el pulgar y el índice y realizamos un masaje durante unos tres o cuatro minutos con objeto de estirar el tejido del periné y los músculos que rodean la vagina.
  • Estiramos la parte inferior de la vagina tomándola entre el pulgar, el índice y el corazón, y presionando suavemente hacia abajo hasta notar una sensación de quemazón. Es la que sentiremos con mayor intensidad cuando presione la cabeza el bebé para nacer. En ese momento usaremos la respiración para aprender a relajarnos, lo que nos resultará de gran ayuda durante el parto.
  • Debemos evitar presionar la uretra para no provocar infecciones.

 

Frecuencia del masaje

  • Realizar el masaje a partir de la semana treinta y cuatro del embarazo y hasta el momento del parto diariamente durante diez minutos.
  • Aunque al principio notemos los músculos de la zona perineal tensos y la piel poco elástica, si somos regulares, después de unos siete u ocho días, empezaremos a sentir cómo se van relajando.

Extracto del libro Masajes durante el embarazo, de Paloma Villacieros, Libros Cúpula.

LIBROS RECOMENDADOS

Masajes durante el embarazo

De todos es sabido lo placentero que resulta recibir un masaje, aunque desconocemos cuan beneficioso es realmente para nuestra salud y bienestar. Durante el embarazo, el masaje realizado de forma regular, relaja, alivia, activa el riego sanguíneo y linfático, además de estimular el sistema inmunológico. Durante el parto, el masaje favorece la relajación y minimiza el dolor  Sigue leyendo >>>