Club Madres | Ejercicio durante el embarazo
3319
post-template-default,single,single-post,postid-3319,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Ejercicio durante el embarazo

Hacer ejercicio es importante para nuestra vida diaria y es necesario para estar bien tanto física como mentalmente. Muchas de las mujeres embarazadas practican ejercicio con regularidad o bien son mujeres activas con un ritmo de vida ajetreado. Pero ciertas actividades pueden ser peligrosas durante los meses de embarazo.

El sobrepeso que causa el embarazo puede acarrear dolores de espalda, estreñimiento y  venas varicosas entre otras molestias, pero con la práctica de ejercicio moderado se pueden mitigar esas incomodidades. Además, estar en buena forma, ayudará sin duda a tener un parto un poco más fácil, ya que empujar a un bebé al mundo exige un gran desgaste.

Si antes de estar embarazada ya realizabas ejercicio, ahora tan solo tendrás que modificarlo a medida que vayan pasando las semanas. Pero si antes no practicabas ningún deporte, éste es un buen momento para iniciar alguna actividad. Consulta primero con tu médico que no exista ningún peligro o inconveniente que te impida realizar actividad física como puede ser: cuello del útero incompetente, hemorragia vaginal, o preeclampsia, por ejemplo.

Los ejercicios o actividades más idóneas durante el embarazo pueden ser:

Andar: Caminar a paso ligero es un ejercicio aeróbico que mejora la circulación (incluyendo el transporte de oxígeno y nutrientes al bebé), desarrolla la resistencia, el tono muscular, y quema calorías. Evita el estreñimiento, los dolores de espalda y las varices.

Nadar: La natación también es un ejercicio aeróbico y además muy completo pues se ejercitan un gran número de músculos. No castiga las articulaciones, se gana movilidad y el agua impide la sensación de pesadez que te otorga un embarazo avanzado, siendo ideal para combatir el calor del verano.

Yoga: Es ideal tanto para la mente como para el cuerpo. Las respiraciones fáciles, rítmicas y profundas son tranquilizantes y una herramienta idónea para el parto. Los estiramientos y las poses suaves apropiadas para el embarazo pueden ayudarte a prevenir el dolor de espalda y las venas varicosas. Existen clases de yoga prenatal en los que los movimientos son aún más suaves y condicionados a la fisonomía y condición de las mujeres embarazadas.

Gimnasia suave: Se pueden realizar ejercicios suaves que no supongan rebotes, saltos o giros, ni que fuercen las articulaciones, en general, movimientos suaves que no produzcan dolor ni un cansancio elevado.

Montar en bicicleta: La bicicleta estática está recomendada siempre que te resulte cómoda y no sufra la espalda. Montar al aire libre comporta peligros de caídas.

El resto de deportes o actividades como son: esquí, equitación, patinaje, submarinismo, tenis, pesas, y similares son completamente contraproducentes por los peligros que conllevan.

Hacer ejercicio durante el embarazo exige un poco de sentido común, pues no es momento de hacer grandes esfuerzos, así que te recomendamos:

  • Realizar ejercicios de una forma suave y moderada, por lo menos dos o tres veces a la semana.
  • Evitar hacer actividades en las que se deba estar tumbada boca arriba después del primer trimestre (la compresión de la vena cava y la aorta disminuirán el flujo sanguíneo del bebé).
  • Evitar estar de pie sin moverte durante mucho tiempo, para que la sangre no se acumula en las piernas.
  • El ejercicio no te debe dejar sin aliento, en ese caso deberás bajar el ritmo.
  • Tener cuidado pues el volumen de la barriga hace cambiar el centro de gravedad con lo que es más fácil perder el equilibrio.
  • Alimentarte adecuadamente. El solo hecho de estar embaraza exige el consumo de 300 calorías adicionales al día. Si se hace ejercicio, se necesitará ingerir las calorías que se queman durante la actividad.
  • Evita pasar demasiado calor, ingiere líquidos durante y después de realizar actividad física.
  • Lleva ropa cómoda y ligera, preferiblemente de algodón para que traspire.

Los ejercicios que se enseñan en las clases de preparación al parto son idóneos para realizarlos durante todo el embarazo.