Club Madres | Educación postural de los hijos
8728
post-template-default,single,single-post,postid-8728,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Educación postural de los hijos

Para evitarles futuras dolencias de espalda a nuestros hijos debemos corregir y evitar que adopten malas posturas.

Existen una serie de factores que inciden directamente en la espalda, causando dolencias y enfermedades. Una mala posición a la hora del estudio o de la comida, llevar la mochila con demasiado peso, el sedentarismo o una práctica inadecuada de deporte pueden llevar a nuestros hijos a sufrir dolor de espalda y a deformaciones en su columna vertebral (escoliosis).

Se debe enseñar a los niños a sentarse rectos y con la espalda bien apoyada en el respaldo de la silla. Tanto en clase como en casa, el mobiliario de estudio debe ser el adecuado a su estatura, que le permita apoyar bien los pies en el suelo y que las piernas queden dobladas formando un ángulo recto.

Otro de los factores que se han mencionado es la mochila, ésta debe ser acolchada y se ha de colocar bien pegada a la espalda ajustando las asas. Se debe poner sobre los dos hombros, para distribuir bien el peso y no debe de colgar por debajo de la zona lumbar. Se recomienda que su peso no sobrepase un 10% el peso del niño, recomendando que lleve solo lo necesario, y llenando de manera que lo más pesado quede colocado cerca de la espalda y en la parte inferior. Si se opta por llevar la mochila en carrito, la mejor manera de transportarla es empujándola, no arrastrándola, y hay que tener cuidado al levantarla para subir escaleras (alzándola con las dos manos y sin curvar la espalda, sino doblando las rodillas).

Nuestros hijos pasan muchas horas en el colegio, por eso debemos de procurar que hagan ejercicio. El sedentarismo afecta negativamente a la  espalda y sus músculos. Un ejercicio moderado y regular da elasticidad y fuerza a los músculos que rodean nuestra columna, y las articulaciones.

Si desde que son pequeños les enseñamos a como sentarse al ver la tele, al comer o al estudiar, evitamos que hagan juegos bruscos, les motivamos a corregir malas posturas… conseguiremos que no adquieran vicios posturales que le perjudicaran en un futuro.