Club Madres | Diabetes gestacional
8930
post-template-default,single,single-post,postid-8930,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Diabetes gestacional

Durante el embarazo, un porcentaje de mujeres sufre lo que se conoce como diabetes gestacional, que no es sino la incapacidad del cuerpo a transformar el azúcar durante el embarazo.

La diabetes es una enfermedad causada por la incapacidad del cuerpo a trasformar el azúcar que llega a la sangre. En una persona sana el azúcar entra al interior de la célula, gracias a la hormona de la insulina, para ser transformada en energía. Cuando el cuerpo no tiene la suficiente insulina o ésta no trabaja adecuadamente, este proceso no se produce y el azúcar se acumula en la sangre generándose la hiperglucemia.

¿Por qué solo algunas mujeres sufren la diabetes durante el embarazo?

Se pueden dar varias situaciones:

  • Que el páncreas no produzca la suficiente insulina.
  • Que las células no respondan de igual manera ante la insulina.
  • Que la insulina producida no funcione correctamente.

 

¿Se puede evitar padecerla?

Es imposible saber si nuestro cuerpo va a ser capar de mantener los niveles correctos de azúcar en la sangre. Durante el embarazo se sufren muchos cambios, sobretodo hormonales. Pero si que podemos tomar una serie de medidas que minimicen el riesgo:

  • Llevar una dieta equilibrada, procurando comer de todo y en las cantidades adecuadas. No es cierto el dicho de “hay que comer el doble”.
  • Evitar la ingesta de bollería y alimentos con altos niveles de azúcar.
  • Hacer ejercicio moderado de manera constante. Pasear diariamente se ha demostrado el mejor ejercicio para las embarazadas.
  • Hacerse todos los controles durante la gestación.

 

¿Cómo saber si se sufre de diabetes gestacional?

Durante el embarazo te realizaran varias analíticas de sangre en las que comprobaran tus niveles de azúcar en sangre y la capacidad de sintetizarla.

Durante el segundo trimestre (entre la 24 y 28 semanas) se realiza el test de O’Sullivan, que consiste en tomar una muestra de sangre antes y después de haber ingerido 50gr de un preparado a base de glucosa para ver los niveles de azúcar en sangre antes y después.

Según los resultados, el especialista puede solicitar una repetición del test o pedir la prueba conocida como “curva larga” (en la que la ingesta es de un preparado de 100gr y se hacen varias analíticas a lo largo de 3 horas).

¿Qué pasa si se diagnostica la enfermedad?

Si los resultados de las pruebas son positivos, el médico prescribirá un tratamiento basado en la dieta. Una serie de pautas, tanto de los alimentos a tomar como de las cantidades, que tendrán por objetivo evitar la acumulación de azúcar en la sangre, garantizando siempre que estén cubiertas todas las necesidades nutricionales y que el aporte calórico sea el necesario para una correcta gestación.

Se suelen hacer más comidas de menos calorías y se aconseja algo de actividad física tras ellas.

Por otra parte, y para garantizar un adecuado control, la embarazada se tomará los niveles de sangre varias veces al día en momentos concretos de la jornada.

De esta manera el especialista podrá constatar si la dieta está siendo la adecuada para garantizar unos niveles correctos de azúcar en la sangre.

En algunos casos la hiperglucemia no se consigue controlar con la dieta por lo que se prescribe un medicamento o tratamientos con insulina.

¿Hay riesgo para el bebé?

La diabetes gestacional no es una enfermedad grave, ni para la madre ni para el bebé, si se tiene controlada.

En el caso de no ser así, la sangre de la madre tiene elevados niveles de azúcar que llegan al bebé, causándole efectos a corto y largo plazo.

  • La hiperglucemia de la madre hace que el bebé crezca en desmesura (lo que se conoce como macrosomia). Los bebes son más grandes y se hace mucho más difícil el expulsivo pudiéndose producir lesiones en el hombro del bebé y en la vagina de la madre. En los casos de bebés muy grandes se suele recomendar una cesárea.
  • El bebé después de nacer puede sufrir una bajada súbita de azúcar debido a que hasta el nacimiento su hígado ha tenido que fabricar mucha insulina para compensar la llegada masiva de azúcar por la placenta. Cuando nace, ya no recibe esta carga extra de azúcar pero como sigue produciendo (por inercia) mucha insulina, ésta elimina toda el azúcar que tiene hasta quedarse en niveles mínimos y peligrosos.
  • En casos muy graves puede llegar a darse la muerte del recién nacido o que nazca ya muerto.
  • A largo plazo los bebés nacidos de madres con una diabetes gestacional incontrolada pueden llegar a padecer diabetes en la adolescencia o la edad adulta.

 

¿Y tras el parto desaparece la diabetes?

Tras el embarazo la mayor parte de mujeres dejan atrás la diabetes, aunque hay un porcentaje de ellas que la vuelve a padecer en otros embarazos o que incluso desarrollen diabetes tipo 1 o 2.

Para minimizar al máximo la posibilidad de permanecer siendo diabética se deben de tomar en consideración una serie de medidas:

  • Seguir una dieta equilibrada y saludable.
  • Tomar alimentos ricos en vitaminas y minerales y bajo en grasas y azúcares.
  • Practicar ejercicio moderado y a diario.

Tener diabetes gestacional no debe de mantenerte preocupada ni estresada. Debes de seguir los consejos e indicaciones de tu médico para tener controlado el nivel de azúcar en sangre y evitar, así los efectos negativos, tanto para ti como para tu bebé. Podrás disfrutar plenamente de tu embarazo sabiendo que cuidándote y haciéndote todos los controles necesarios, tu bebé nacerá sano y feliz.