Club Madres | Contracciones de Braxton Hicks
2589
post-template-default,single,single-post,postid-2589,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Contracciones de Braxton Hicks

A partir del quinto o sexto mes de gestación puedes notar como tu vientre se contrae y se endurece. Son las conocidas contracciones de Braxton Hicks, y no son más que contracciones uterinas que sirven para preparar al útero para el parto.

Estas contracciones no tienen como finalidad la dilatación sino la preparación del músculo del útero. No duelen, solo son algo molestas y desaparecen con el reposo, tampoco son periódicas y su duración es variable (puede durar tanto unos segundos como alargarse hasta media hora).

Suelen aparecer en momentos de mayor esfuerzo físico o movimiento (por ejemplo cuando sales de compras o realizas alguna tarea del hogar). Si te resultan muy molestas lo mejor es que te tumbes o te sientes y que respires a fondo, verás como pronto se pasan.

Es importante que reconozcas estas contracciones de Braxton Hicks para poderlas diferenciar de las que más adelante serán las de parto, cuya función es la dilatación y facilitación de la fase de expulsión. Las contracciones de parto son periódicas y aumentan su frecuencia cada hora que pasa, son dolorosas y pueden venir acompañadas por la pérdida del tapón mucoso o la rotura de las aguas. Si presentas cualquiera de estos síntomas es necesario que acudas al médico.