Club Madres | Dormir bien
576
post-template-default,single,single-post,postid-576,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Dormir bien

El hecho de que nuestro hijo no sepa dormir solo ó se despierte a menudo durante la noche es, en muchas ocasiones, definido erróneamente de problema. A continuación te enseñaremos a analizar primero la situación para encontrar después soluciones que la mejoren.

Frases como… “mi hijo me toma el pelo”, “duerme mal”, “se despierta mucho por la noche y antes no”…, las habrás dicho y oído en muchas ocasiones, y en la mayoría de veces te habrás culpado por ello preguntándote qué habrías hecho mal y cómo lograr que tu hijo duerma. Pero, ¿porque piensas que tu hijo tiene un problema de insomnio o te toma el pelo? Lo primero sería averiguar porque se despierta por la noche reclamando atención ó que ha cambiado a su alrededor si antes dormía y ahora no:

¿Le duele algo?: si tu hijo cambia su ritmo de sueño o la duración, se despierta más de lo habitual o incluso se muestra más nervioso y agitado, puede que tenga alguna afección que no le deje dormir. Consulta a su pediatra.

¿Qué a cambiado?: mira a tu alrededor y analiza si hay algo que pueda estar causándole esa dificultad en el sueño. Ha empezado el colegio, le has quitado el pañal, ha venido un miembro nuevo a la familia…etc. El enfrentarse a una nueva situación les puede generar un estrés que les repercuta en el sueño. Ayúdale a asimilar el cambio o retrásalo si es posible. Es importante que informes al pediatra sobre estos cambios siempre que ocurran. Si tu hijo tiene más de dos años probablemente ya controle el lenguaje por lo que el mismo te puede dar la respuesta, habla con él.

¿Es normal ese comportamiento a su edad?: no debes olvidar que el sueño es diferente a cada edad. Un anciano no duerme las mismas horas ni de la misma manera que un adulto o que un bebé, el motivo es que las necesidades de nuestro cuerpo y de nuestra mente cambian a medida que crecemos, y por lo tanto el sueño también lo hace para adaptarse y cubrir esas necesidades. No llevamos a nuestro bebé de 2 meses al pediatra porque se despierta cada 3 horas, pues sabemos que esto no es ningún problema, nos han explicado que los bebés durante sus primeros meses de vida necesitan alimentarse cada tres o cuatro horas y por lo tanto van ha despertarse para comer. No hagas de algo normal un problema, infórmate de como cambia el sueño según la edad leyendo nuestro artículo Cómo duermen los niños,  y posiblemente encuentres respuestas al comportamiento de tu hijo.

¿Quién tiene realmente el problema?: Muchas veces intentamos que nuestro hijo duerma las horas y en los momentos que se supone tiene que hacerlo para poder así tenerlo todo controlado y compaginarlo con nuestro ritmo de vida. Pretendemos que nuestro hijo duerma como un adulto y nos olvidamos que todavía no lo es. El niño tiene su propio ritmo de sueño y no siempre se ajusta a nuestro horario, se despierta cuado tu quieres ir a dormir y se duerme cuando tu puedes estar por él. Hay veces que son nuestros horarios los que intentamos imponer a nuestro hijo en lugar de ver las necesidades que él tiene. Él duerme y se despierta cuando lo necesita y probablemente el ritmo que tenga sea el normal para su edad, plantéate adaptarte tu a él en la medida de lo posible. No te dejes llevar por pautas estrictas, mitos ó prejuicios y mira que es lo más beneficioso para tu hijo.

Si crees que tu hijo no duerme bien, o notas cualquier cambio en su ritmo ó duración del sueño, es importante que hables con su pediatra. El facultativo podrá tratar la afección física que perturba a tu hijo ó te informará si lo que hace tu hijo es lo normal para su edad. Si no encuentra ninguna respuesta al comportamiento ante el sueño de tu hijo él valorará la posibilidad de que sufra un trastorno del sueño que deberá ser tratado por un profesional del tema.

 

LIBROS RECOMENDADOS

Dormir sin lágrimas

Tags:
, ,