Club Madres | El padre durante el embarazo
2329
post-template-default,single,single-post,postid-2329,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

El padre durante el embarazo

Si estás embarazada de tu primer hijo seguramente estarás flotando en un mundo mágico, te sentirás muy especial y quizá veas que tu pareja no lo vive con la misma intensidad. Todo tiene una explicación, y la comprensión y el diálogo os ayudarán a eliminar diferencias.

Tanto el padre como la madre tienen que hacerse a la idea de que todo va a cambiar con la llegada del bebé y tienen nueve meses para prepararse y mentalizarse. Indistintamente de que el embarazo haya sido o no planeado, este período lo vivirán de forma muy distinta. Lo más importante es que el bebé sea deseado y querido por los dos

Desde el momento en que la mujer sabe que está embarazada, todas las cosas pasan a un segundo plano y en primera instancia está su futuro bebé, pero no le sucede lo mismo al padre que, tendrá que esperar a tener a su hijo entre sus brazos para sentirlo y sentirse padre plenamente.

No entenderá tus cambios de humor repentinos: Explícale que todo es fruto de la revolución hormonal que estás sufriendo y que no es nada personal, debe intentar ser comprensivo y tener paciencia.

Miedo a saber si será un buen padre: Aunque ambos podéis tener ese miedo, en el padre es más acusado. Juntos podréis afrontar cualquier situación, tenéis que estar más unidos que nunca.

Miedo a que su pareja cambie: El hombre teme que su mujer deje de serlo para convertirse en madre, perdiendo con ello todo aquello de lo que se enamoró. Debe de entender que tras la maternidad la mujer sigue siendo mujer, además de madre.

Incertidumbre: Sabe que le va a cambiar la vida pero no sabe como le va a afectar realmente. En un primer estadio pensará que deberá de dejar de hacer todas aquellas cosas que hacía y que su vida social se verá también afectada. Quizá sea bueno hablar de que los primeros meses, mientras os adaptáis a la nueva vida, todo se vea alterado pero poco a poco iréis cogiendo de nuevo el ritmo y podréis planificar muchas actividades.

No piensa constantemente en el embarazo: Las mujeres, cuando estamos embarazadas, estamos siempre pensando en la barriga, en el bebé, en su evolución, en lo bien que nos sienta, en lo felices que somos, en lo maravilloso que es, y queremos que la pareja piense y sienta lo mismo. Los hombres no tienen una barriga abultada que les recuerde constantemente que pronto serán padres, no sienten incomodidad al dormir, el aumento de ganas de orinar, los ardores… por eso no piensan constantemente en que pronto serán papá.

En segundo lugar: Cuando nazca el bebé puede sentir como todo tu tiempo y atención se desvían y él pasa a estar a un segundo plano. Se siente abandonado y excluido. Debe entender que la prioridad ahora es el embarazo y que luego será el bebé pero, no por ello debe sentirse apartado sino todo lo contrario, es un buen momento para afianzar lazos y disfrutar de ese momento tan especial y único.

Economía: Los nuevos gastos familiares pueden ponerle nervioso si ve que se tambalea la economía doméstica. Tener los gastos bien controlados puede ser una solución tranquilizadora.

Sexo: Puede tener la falsa creencia de que el feto sufre durante la penetración. Tranquilizarle al respecto será beneficioso para vuestra relación.

Es importante que los dos disfrutéis de una etapa tan maravillosa como es la prenatal y, aunque cada uno lo viva y lo sienta a su manera no significa que no le importe. Éste es uno de esos momentos de la vida de una pareja en el que todo se vuelve mágico y es importante estar bien y ser especialmente felices.