Club Madres | Cómo hacer un buen masaje
645
post-template-default,single,single-post,postid-645,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Cómo hacer un buen masaje

Aquí encontraras instrucciones fáciles de seguir para realizar un masaje infantil completo que os beneficiará tanto a ti como a tu bebé.

La secuencia de masaje que a continuación se describe puede durar una media hora, aunque no tiene por que realizarse completamente, es posible que seas principiante y te falte, al principio, confianza y seguridad. No te preocupes, lo importante es que el ratito que dediques al masaje sea placentero para ambos y puede que con el tiempo tanto tú como él os encontréis más a gusto para ampliar la duración y completar todo el programa.

Repite los movimientos 2 ó 3 veces y siempre según la respuesta del niño hacia ellos, si notas que algún ejercicio no le gusta ó se siente incomodo no lo repitas, por el contrario si su respuesta es buena puedes alargarlo.

Si notas que se molesta siempre con el masaje en una zona concreta es conveniente que lo comentes al pediatra.

Extremidades inferiores:

  • Coge con una mano su tobillo sosteniendo su pierna sin que la espalda se levante, coloca tu otra mano en su muslo, a la altura de la ingle con el pulgar hacia abajo, y desplázala suavemente hasta llegar al tobillo. Las manos deben ir cambiando de posición alternadamente produciéndose así un masaje desde al ingle al pie.
  • Abraza su pierna colocando una mano a la altura de su ingle y justo a continuación la otra de manera que tus manos queden juntas con los pulgares hacia abajo. Desplázalas hacia el pie mientras una mano se mueve de derecha a izquierda y la otra a la inversa. Este movimiento circular mientras bajas hasta el pie también lo puedes hacer con una sola mano mientras la otra sujete el tobillo.
  • Pon tus manos paralelas colocando su pierna entre ellas. El movimiento a realizar es como si quisieras hacer un fuego frotando un palo. Sube y baja tus manos mientras frotas su pierna.
  • Desliza tus pulgares, uno detrás de otro, por la planta de sus pies desde el talón a los dedos.
  • Presiona con tu dedo índice y pulgar cada uno de sus deditos ejerciendo un pequeño movimiento circular.
  • Coloca cada una de tus manos, con los pulgares hacia arriba, en sus nalgas y deslízalas hasta los pies (movimiento final de barrido) amoldando tus manos a su contorno.

Barriga:

  • Coloca tus manos planas sobre su vientre y ves desplazándolas una tras otra desde el estómago hacia la vejiga. Este movimiento también lo puedes hacer con una sola mano mientras la otra sujeta sus tobillos y sin que la espalda se levante.
  • Coge su cintura con tus manos de manera que los pulgares estén a ambos lados de su ombligo y con una leve presión desplázalos hacia la cintura sin mover los otros dedos.
  • Realiza movimientos circulares alrededor de su ombligo siguiendo el sentido de las agujas del reloj (de izquierda a derecha empezando por lo que serian las 8h). Utiliza ambas manos de manera que primero la derecha masajea desde las 8h a las 2h para continuar luego la izquierda desde las 2h hasta las 8h. Puedes también hacer medias circunferencias en su barriga desplazando tu mano desde las  9h hasta las 3h dibujando así un arco ”∩” dejando el ombligo en el centro.
  • Pasea con las yemas de tus dedos por su vientre en línea recta de izquierda a derecha.

Pecho:

  • Coloca tus manos planas sobre su pecho y ves separándolas hacia las axilas. Para no levantar las manos, dejando sin contacto a tu hijo, puedes dirigirte al punto de partida dibujando una “U” con la punta de tus dedos.
  • Coloca cada una de tus manos, con los pulgares hacia arriba, a ambos lados de su pecho y desplázalas hasta los pies (movimiento final de barrido) amoldando tus manos a su contorno.

Brazos:

  • Utiliza los mismos movimientos que los realizados en las piernas pensando que en el lugar de los tobillos y las ingles están las muñecas y las axilas.

Cabeza:

  • Coloca las yemas de tus dedos sobre su frente y desplaza tus manos hacia las sienes evitando cubrir su nariz o sus ojos.
  • Abraza su cabeza dejando que tus pulgares se deslicen, primero sobre sus cejas en línea recta, luego por sus mejillas en diagonal desde la nariz y por último sobre el labio superior y bajo el labio inferior dibujando su contorno. Hazlo siempre masajeando desde el centro hacia fuera.

Espalda:

  • Coloca una de tus manos arriba de su columna y ves bajándola, adaptándote al contorno de su espalda, hasta llegar a su culito momento en el que empezarás el mismo descenso con la otra mano. Hazlo al principio varias veces con la misma presión y luego con cada descenso disminúyela para terminar siendo una suave caricia con las yemas de tus dedos recorriendo su espalada de arriba a abajo. Este movimiento también lo puedes completar terminando el descenso en los pies.

 

ENLACES DE INTERES

Asociación Española de Masaje Infantil

Tags:
,