Club Madres | Ayudar a los hijos con sus deberes
7131
post-template-default,single,single-post,postid-7131,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Ayudar a los hijos con sus deberes

Los deberes son una parte muy importante en el desarrollo educativo de los hijos. Les enseña a adquirir un hábito de estudio individual, a ser disciplinados, organizados y a aprender y a mejorar por si mismos aquellas materias que les resultan más complejas.

Involucrarnos en sus deberes

Los padres debemos estar al corriente de las tareas que deben realizar los niños, sobretodo cuando estos son pequeños (educación infantil, primaria y secundaria).

Es importante motivarlos a estudiar y ofrecerles nuestro apoyo en caso necesario, aunque eso no significa que tengamos que hacer los deberes por ellos. Los padres y tutores estamos para ayudarles a repasar, preguntarles la lección, orientarles, o ayudarles a buscar información, corregirles o aclararles alguna duda. Pero el esfuerzo y el tiempo de dedicación al estudio han de hacerlo los hijos. Los niños deben ver que nos involucramos, y que estamos ahí solo si nos necesitan.

Podemos aconsejarles en métodos de estudio, tienen que aprender a saber aprender. No por estar muchas horas frente a un libro van conocer mejor la lección. Debemos ver si su método de estudio es adecuado, y si tenemos dudas al respecto siempre es recomendable hablar con el profesor del niño para que nos asesore y nos oriente. No hay que dejar la labor educativa solo en manos del profesor, es un trabajo en equipo, por eso la comunicación y buena relación con los profesores es vital.

Si durante el tiempo de estudio en casa, notamos que están cansados o “espesos” es conveniente recomendarles que hagan un pequeño descanso de 10 minutos para despejarse y volver al estudio con una mayor predisposición.

Demasiados deberes

Los deberes están pensados para que los niños dediquen un tiempo al estudio desde casa, pero no han de acaparar la totalidad del tiempo libre del niño sin dejarle tiempo libre alguno. Muchos padres creen que sus hijos tienen demasiados deberes. Los niños se pasan toda la tarde con las tareas del colegio y no tienen tiempo al ocio. Cuando esto sucede lo mejor es analizar primero si el niño tiene un método de estudio adecuado, que no se distraiga con facilidad y pierda mucho tiempo, o que tenga algún tipo de dificultad en la comprensión. Es conveniente consultar con su profesor para que entre ambos podáis descubrir cual es la causa.

Nuestro reconocimiento

No es necesario premiar con cosas materiales a los hijos por la realización de sus deberes. Ellos deben de entender como su esfuerzo será recompensado, con buenas notas, y no por la obtención de un premio. Pero sí podemos decirles cuanto nos gusta que sean responsables y disciplinados con sus tareas y lo orgullosos que nos hacen sentir. Nuestros elogios les motivarán mucho sobretodo en los primeros años académicos cuando todavía están adquiriendo el hábito diario de hacer los deberes y estudiar en casa.