Club Madres | Ácido fólico en el embarazo
1791
post-template-default,single,single-post,postid-1791,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Ácido fólico en el embarazo

El ácido fólico es una vitamina del complejo B que puede ayudar a prevenir defectos de nacimiento en el cerebro y la médula espinal denominados defectos del tubo neural (NTD) cuando se ingiere antes del embarazo y durante las primeras semanas del mismo.

La inmensa mayoría de médicos y ginecólogos prescriben este micronutriente a la mujer embarazada o a la que se está planteando un embarazo, pues se ha demostrado que la carencia de ácido fólico provoca espina bífida en el feto (una de las causas principales de la discapacidad infantil), eso quiere decir que el tubo neural que forma la columna vertebral  no llega a cerrarse por completo, dejando la médula desprotegida y vulnerable al peligro.

Otros de los defectos más comunes que causa niveles bajos de esta vitamina es la anencefalia que consiste en un serio subdesarollo del cráneo y del cerebro en el recién nacido. Los estudios también sugieren que el ácido fólico puede ayudar a prevenir algunos otros defectos de nacimiento, como el labio leporino (defecto congénito de las estructuras que forman la boca) y la fisura palatina (hendidura de la boca), un proceso que se forma en la sexta semana de gestación.

De forma natural, puedes ayudar a tu organismo a subir el nivel de ácido fólico gracias a la ingesta de ciertos alimentos ricos en esta vitamina como son el germen de trigo, la yema de huevo, la endibia, la espinaca y la levadura de cerveza. Toda mujer debería consumir 400 microgramos de ácido fólico diariamente, pero la dieta común de muchas mujeres es deficitaria en consumo de verduras de hoja verde, frutas y legumbres y no acostumbran a superar los 200 microgramos, por eso, se recomienda el uso diario de un complejo multivitamínico que contenga 400 microgramos de ácido fólico en su forma sintética.

Si estás planificando un embarazo consulta a tu ginecólogo o médico de cabecera para que te recete el fármaco con ácido fólico que más te convenga. Deberás tomarlo un mes antes de quedarte embarazada y durante los tres primeros meses de gestación como mínimo.

ENLACES DE INTERÉS

NacerSano.org